Herem

– La poesía de mi acercamiento – (GEORGIA O’KEEFFE) –

Posted in HEREM, Poético by Maria de Herem on marzo 7, 2007

.

La poesía de mi acercamiento
son los signos cartográficos de mi derrota contra el calendario
Magmáticos vientres de las mujeres ígneas y oscuras,
que presienten al amante obsceno tan presente como estuvo.
Con ese anhelo de predecir certidumbres en las isobaras de las tripas,
– me interrogo
El costado es entonces el cielo apabullante de un crepúsculo en cualquier parte del mundo
Probablemente en mi tierna juventud.
Y el rayo con que le rasgas las vestiduras a esa noche,
eso tan deseado que por fin Ocurre.
Agonizando en el pecho las calladas respuestas de las gárgolas del rito…
La chica tiene piernas de cervatillo. Piel de cervatillo, entre las piernas…
Te haces preguntas de como será con ese sexo de ella. O lo recuerdas.
Te dices: ¡Qué maravilloso debe resultar morir ahí, con el cervatillo..!
que de tan profundo que reposa ni llegar te sentirá.
Lo sabes porque tú te cuidarás de no despertarlo
Para que no te sospeche y no se sobresalte y huya
Cuando el cervatillo se de cuenta tú ya estarás abrazado a él,
queriéndolo. Queriéndolo mucho.
Y miras sus manos con estos pensamientos
Y te parecen una gaviota que asciende en un cielo de la infancia
Y es cuando te deslumbras mirándola
Y ya te sientes cervatillo muerto entre sus piernas.
Ya te quieres Sentir.
La placidez de esa muerte. El pécado verídico de la suavidad del Amor.
Pagarías cualquier precio con tal de no tener que abandonarlo nunca.
Y esas son las tragedias rojas que dibujan las cruces.
Y por eso la mujer temerosa las cerca con un corral de vallas para que no se cumplan.

.

rosa-y-craneo-de-georgia-okeeffe

GEORGIA O’KEEFFE

.

.

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ambigüedad de lo siguiente... said, on marzo 7, 2009 at 12:36 pm

    – Escríbele poesías

    – ¿Quién eres tú? ¿Quién es la que dice que le escriba poesías? – dice esa mujer que siempre parece necesitar explicaciones para todo.

    Carmencita: Escríbele poesías a Manuel (una voz amorosa)

    – Y qué vamos a arreglar escribiéndole poesías -la mujer que necesita saber, comprender – ¿qué vamos a arreglar?

    Carmencita: No vamos a arreglar nada – en un intento de sugestionar a esa mujer-. Nos vamos a dedicar a amarle -la dulce y generosa jovencita interesada: yo no sé escribir poesía. ¿Sientes poesía? No es poesía lo que sientes. Es infierno. ¿Tienes ahí…?

    – … el temblor de la tierra concentrado, un volcán, lava, pura. -dicen las carnes de la mujer estremeciéndose tal vez hasta horrorizadas

    Carmencita: Que te da miedo contener. Que no puedes evitar contener. ¡Eres lava ahora mismo, María. Eres lava. Lava corriendo por tus laderas! ¿Qué sientes ahí? ¿um? ¿Qué linea es esa?

    El sarcasmo: ¿Sabes acaso leer… en las líneas de la tripa?

    Carmencita (como si necesitara de un nombre, que alguien le explicara un nombre, un lugar geográfico preciso en aquel lugar del cuerpo): ¿Qué línea es esa? ¿qué línea es esa que palpita? … ¿qué es eso? ¿qué es esa sensación….? ¿qué era esa sensación? – Carmencita que parece que gime un algo pero no sé si ya atormentada por el placer

    – ¿No hay volcán? ¿Es agradable el volcán? ¿te gusta el volcán? ………. Te gusta ver un volcán ahí… ahí… ahí… Ves un volcán -se ríe comprendiéndolo por fin… sabiendo explicarlo… entre él y su cuerpo

    Carmencita: Y tú y tu cuerpo… ¿umm? Ves eso y eres feliz. Tú y él comunicados por el sexo… ¿umm? … ¿ y dónde es la sensación ahora?, ¿es ahí en eso que ves? ¿en el volcán? ¿umm? ¿o está otra vez en tu pecho? Describe ese rayo. Describe ese rayo en el cielo

    La poesía: /Un rayo en el cielo oscuro,/ en el crepúscupulo eres tú/

    Carmencita: Eso es como se te clava. Se te clava ahí y te atraviesa todo el costado ..¿um? … Yo no escribo poesía para ti María. Yo escribo poesía para él. Tranquila, me quedó claro. No le voy a llamar. Si tú dices que eres mi madre, es que eres mi madre. No le voy a llamar… pero tú a cambio tienes que prometerme que le enviarás estoy hoy. ¡Me da igual, me da igual esa cruz que pusiste en el calendario! -risas de irreverencia-. Me da igual. Tuviste miedo a pintarla en negro, ¿a qué sí, eh? A cubrir la cruz roja en negro, por eso la bordeaste. No te atreviste. No te atreviste… ¿Qué significa una cruz roja?…. ¿Por qué pintaste una cruz roja, María?

    – Una decisión -pero esto no se escucha.

    Carmencita: ¿Qué significan las cruces rojas en los mapas? -que ha querido ver reflejado un recuerdo falso en una pantalla con los significados de esas ‘Señales’ (falsas) en su vida interior- Puede ser… que no me lo quiero imaginar -consciente del peligro-. ¿Cruces rojas en el calendario?

  2. Maria de Herem said, on marzo 7, 2009 at 12:40 pm

    (y esto es ahora parte de mi trabajo, del de la investigación… Carmencita quiso averiguar el conocimiento simbólico de esas cruces, lo que podrían significar probablemente… cruces en un rompecabezas en continua transformación, ¿para qué perder el tiempo? Pero hay que perderlo… No sé a dónde ira a parar ese conocimiento, probablemente al mismo fondo de aquel músico famoso disfrazado de itinerante, que tocaba su estradivarius en el metro de Nueva York (bueno, la boca de un metro)… mientras la gente no hacía nada, y seguía adelante sin detenerse… la belleza ignorada, la belleza desoída, y sin embargo también podríamos pensar que esa gente que no se detenía era consciente de que todo era un experimento… ¿por qué someternos entonces a ser experimentados? ¿a ser resortes de y para los experimentos? Y sin embargo habemos personas para todo. Yo disfruto formando parte del experimento. El músico y yo sentimos sensaciones. Eso es seguro. Ahora él ya sabe lo que se siente cuando alguien te agradece el concierto con una moneda … y yo después de hoy, sé que los músicos callejeros contarán con mi sonrisa si lo recuerdo… Aunque fuera un experimento. Tocas música en la calle y nadie se detiene. Te hacen sentir deshumizado. O tú te das cuenta entonces de lo deshumanizado que fuiste, que te hiciste, sin tiempo para detenerte a escuchar esa belleza que esperaba sorprenderte en la boca del metro. Vida contemplativa desestimada en pos del estado vacacional. Porque cuando la gente viaja a lugares, pretende conocerlos. Se mueve con signo del asombro pintado en la frente. Tocas tu inercia en la red y no se detiene quien tú deseas y a ti no te importa deshumanizarte entonces. Te da igual deshumanizarte porque lo único que deseas es estar tranquila con tu soledad. Y no te importan nada las vidas de todos esos otros que están ahí como tú y también cantan o lo pretenden )

  3. Y ambigüedad de lo siguiente... said, on marzo 7, 2009 at 12:41 pm

    Carmencita: ¿Por qué pusiste aquella fecha María? ¿por qué hiciste eso con la vela negra? ¿por qué pusiste un cruz negra sobre el cinco de febrero?

    – No fue una cruz. Fue marcarla con la llama de la vela. Apagarla sobre ese punto. -pero esto tampoco se escucha.

    Carmencita: … luego intentaste intentaste hace unos días borrarlo todo pero no pudiste. Te te cuenta que tienes, abril, mayo y junio.. abril, mayo y junio y julio donde empezó derrarmarse otra vez la cera . No lo veo María… más profundo, llévame más produndo, más profundo… a un estado más profundo, más profundo -pero esto parece suplicado y no a una mujer precisamente-. ……………………. otra vez ese punto…………………. ahí, está aquí este punto….. ¡ay! sentirlo otra vez ¡ay! … María me dijo que no ibas a llamar y que me comportase pero a mí me da igual. A mí me gusta imginarte ahora … sentado … qué miras tan concentrado …. -y esta es ”la visionaria”-. Te has enamorado de alguien. Te has enamorado de alguien. ¡Alguien te tiene flipao! Bueno pues no pasa nada. No sé si quiero escuchar. Me parece que si me acerco puedo escuchar… no… no… no. Ahora veo otra cosa. Ahora veo una discusión. Ahora veo una discusión no soy yo pero es una chica morena que te mira así como… no sé, no sé lo que significa. Veo una falda marrón con lunares blancos. La chica tiene piernas de cervatillo, piel de cervatillo entre las piernas, un cervatillo muerto. Creo que está entusiasmada, hace el gesto de haber sido entusiasmada y las manos son como gaviotas no, no, más profundo.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: