Herem

Los celos y la autoestima tratada con ejercicios de la PNL (programación neuro lingüistica)

Posted in Crecimiento Personal by Maria de Herem on agosto 24, 2007

.

.

‘Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada.’
William Shakespeare
.
.

.

Alguna de nosotras tiene específicamente algún tipo de problemática para manejarse con sus celos. En ese caso la persona en cuestión determina que el asunto no es demasiado conflictivo o no por el momento… pero sufre a nivel emocional por ese motivo.

.

Entonces, nosotras aún andamos muy por el inicio de esta terapia pero me parece interesante comentar a los que no podéis acceder a ella… algunos puntos con los que estamos trabajando. Lo que podéis encontraros a continuación son Ejercicios específicos para tratar de reconducir aquello que nos es dañino y de lo que sólo nosotros somos causa y efecto. Yo me limito a ”transcribir” algún fragmento de los audios dirigidos a las integrantes; aunque en fechas próximas tal vez comenzaré a dejar aquí mis objetivos cumplidos dentro del espacio terapéutico.
.
.

Se dice:

Lo que aprendí fue a llegar al espejo y cuando me estaba haciendo daño: Mirarme y Decirme, ¿por qué te estás haciendo sufrir? Me estaba torturando con mis pensamientos negativos y catastrofistas, con mis recelos y continuas dudas, y me daba cuenta de que con esos pensamientos eso era lo único que hacía: TORTURARME. Porque solucionar no solucionaban absolutamente nada.
.
.
mujer-ante-el-espejo
.
.
Mis pensamientos podían ser ciertos o no. Pero yo me mentalizaba como si lo fueran; como si fueran hechos y no sólo ocurrencias. Imagino que eso es lo que tendemos a hacer para atenuarnos los posibles golpes. ¡CUIDADO CON EL MIEDO! -como mecanismo de defensa deja de ser eficaz cuando lo convertimos en el pan nuestro de cada día, y entonces sólo es un látigo que nos fustiga casi sin descanso. Lo que conseguimos anteponiéndonos al dolor es estar de continuo en un estado morboso, caer en él (es decir enfermo, enfermizo), y casi nos garantiza si insistimos en ello el efecto de la profecía que se cumple sola.
.
.
Pongamos un ejemplo. Tú tienes miedo de que yo te esté mintiendo y te sea infiel… y cuando llego a casa te encuentro esquiva, arisca, malencarada, acusador/a… ¿y yo de dónde vengo? Vengo de pasarme ocho o diez o doce horas ganando mi sustento, o de la gasolinera, de lavar el coche, o de la peluquería, o del colegio de los niños o de tomarme un café o una cerveza con una amiga… Lo que sea. Pero tú me tratas como si hubiera cometido un crimen. Entonces yo no entiendo nada. Y encima recibo sin venir a cuento todo tipo de insinuaciones o ironías… Vale, sé que tú eres así, y que a lo mejor hasta estás menstruando o que tienes una jaqueca, o vete tú a saber qué malestar del estómago… y que te tengo que aceptar como eres pero si todos los días encuentro ese mal ambiente en mi casa, en mi relación… es bastante, más que probable que me busque a una persona más comprensiva que tú y que me haga la vida más fácil y más agradable ¿o no? Porque sí, el otro, claro, que se puede cansar de nuestras suspicacias.
.
.
Detén tus pensamientos circulares negativos. No insistas en hacerte daño. No te Tortures -eso me decía. Allí, delante del espejo. Fue hace tiempo  pero descubrí que era positivo que me mirase a mí misma cuando me comportaba como una Enemiga conmigo misma, contra mi misma. Volver aquí (a cualquier parte) y sentarme, y si la preocupación insistente no remitía volver al espejo. Tomar conciencia de mí y de cómo yo estaba convirtiéndome en mi propio verdugo ejecutor. Si eres consecuente con este acto… sólo por lo cansado que es interrumpir lo que estás haciendo… leer, fumar, o mirar a las musarañas… mientras te pierdes entre la negrura de tus vaguedades… ya estarás haciendo algo muy positivo por ti, créeme. Pero no, a lo mejor es más cómodo seguir sentada/o, acostada/o, y continuar martirizándote y rumiando fatalidades y rencores ¿cierto? Entonces imposible que nadie te ayude. Así que allá tú. Porque en algunos ámbitos sólo nosotros podemos ayudarnos a nosotros mismos.
.
.
Y sí, yo creo que ese mecanismo se puede detectar y aprender a corregirlo, y es estupendo poder hacerlo. Pero hay que aprender a ponerlo en práctica como ESTRATEGIA, claro.

.

.

Hay que considerar que los celos son inseguridades y proyecciones.

.

Es decir, juzgas al otro por tus patrones de conducta, porque probablemente tú te sientes inconfiable. Procura mirarlo así alguna vez, porque probablemente es como así sea. Y es algo que sólo puede perjudicarte. Tienes que eliminar los celos por tu bien; ya no por el otro, por ti, que importas, que te tienes que importar a ti misma/o y porque tu salud emocional tiene que estar por encima de todo. ¿Te has dado cuenta de lo mucho que se nos complica la vida con unas décimas de fiebre? Pues dentro de tu yo emocional eres tú, en la mayoría de las ocasiones, quien se está retroalimentando esa fiebre. Pero a ver, ¿contra qué luchas? ¿contra lo inevitable? Imposible, ¿pero entonces por qué colaboras con lo inevitable? ¿por qué ayudas con tu pensamiento negativo a que lo temido suceda? Sientes que te quedas desvalida/o si no te pones en lo peor, ¿verdad? Eres vulnerable, te vuelves muy vulnerable si confías en el otro… Pero aunque te rompan el corazón algún día… no merecen la pena celos ni desconfianzas; porque sentirlos sólo es adelantar golpes que quizás jamás lleguen. Y si alguien te traiciona siéndote infiel o desleal te va a doler igual que si los hubieras sentido. No más, igual. O peor porque te habrás debilitado demasiado, como persona que se estima a si misma. Con los celos se sufre el doble y se hace sufrir. Y en muchas ocasiones son estos mismos celos los que le hacen insoportable la relación contigo al otro. Pensará que te has vuelto paranoico/a por muy bien que trates de manipularlo.

.

.

Hay que arriesgarse a confiar y a abrirse de verdad al otro, si es cierto que tenemos una relación de valor con él.

.
Ahora, sí nos la estamos inventando… pues qué quieres que te diga…. Pero si Algo merece la pena es intentar Abrirse a la posibilidad de no tener que defenderse. Es agotador construir defensas y barreras a todas horas. Es tan cansado que acaba por invalidarte.
.
.
El espejo puede utilizarse para controlarse en infinidad de ámbitos. Darle ordenes a la/el yo que se ve reflejada en el espejo. Yo, para llegar a hacer eso, utilicé la PNL (Programación Neuro Lingüística). Me escribí en una hoja todo aquello que necesitaba sentir en mí y que necesitaba recordar, pero lo hice desde mi lado más racional…

.

Entonces pegué ese folio en la pared en donde se encuentra este ordenador (lo importante es hacerlo en un lugar al que se mire con asiduidad, en todos los que se pueda); y por supuesto, yo que vi que me mudé a este piso y que tenía que enfrentarme todas las mañanas a aquel ‘espejo’, a primera hora, en el primer segundo de abrir los ojos, según estás orinando, sin ni siquiera lavarte la cara dije: ‘No  voy a soportar ese espejo ahí’. Entonces detestaba los espejos, pero me pegué esa misma copia al lado del espejo; y en vez de mirarme me concentraba en leer ese mensaje con atención, todas las mañanas, cada vez que me sentaba sobre ese váter, cada vez que me lavaba las manos, que me peinaba; recordaba hacerlo. Hasta que el papel se hizo amarillo… Lo leía cuando estaba defecando, luego miraba al espejo, daba igual lo horrorosa que me encontrase, me lo podía decir. Lo podía repetir, primero sin creérmelo de ningún modo, y poco a poco asumiendo, cada día más, que era en lo que me iba a convertir, aquello para lo que estaba esforzándome. Sabía que lo único positivo era acabar creyéndomelo, porque eso fomentaría una auto-imagen más positiva en mí y la Estima incondicional necesaria para afrontar cara a cara el día a día. Directamente. Me lo repetí hasta la saciedad. Y por supuesto lo tengo aquí al lado para que no se me olvide Nunca y bajo ningún concepto; aunque en el baño hace muchos años que esa fotocopia desapareció porque dejé de necesitarla, y ahora yo diría que hasta me gusta ver reflejada sólo mi tranquilidad y mi asumir lo que soy como aspecto exterior e interior. Pero procuro no desprenderme del todo de él, porque me serena que esté ahí para los malos momentos que tenemos todos, cuando se flaquea, porque los reveses son duros o ”la fortuna” parece que se torna nuestra enemiga y todo apunta a lo contrario. Entonces me digo: si soy eso, PORQUE ES COMO ME QUIERO SENTIR, y alguna otra cosa que tengo por esta pared… Si soy eso, no debo sentirme tan negativa-mente como me siento. Soy eso. Punto. Soy lo que dice la pared, lo que yo escribí en ella. No soy lo que veo en el espejo cuando me levanto después de pasar una noche horrible en que he descansado fatal y quizás he dormido hasta nada… Y mucho menos en el espejo de los demás. Luego, no me contarás tú que no hay espejos que favorecen… unos más que otros…Y otros que… y luces…
.
Y eso tiene que estar en sitios donde continuamente se vea, accesibles. Papeles estratégicos por todas partes, con tus órdenes para ti misma/o. Lo que tú quieras conseguir de ti, hacer de ti, Ser. Debemos escribirnos nuestra personalidad o cualidades ideales a desarrollar en ese papel, aquellas a las que aspiramos (incluidos nuestros rasgos que nos agradan, y los rasgos de los que no nos queremos desprender).

.

Aunque es evidente que primero para ello hay que preocuparse de averiguar todo eso…

.

Nada es gratuito en la construcción del Ser. Sólo aquello que somos por sistema o en lo que nos habemos convertido pero eso nos hace ”felices”, pregunto. ¡Ah! y es importante alcanzar esas conclusiones por si mismos… Trabajamos para nuestra evolución y bienestar, no para convertirnos en aquello en lo que a los demás, al otro, le gustaría vernos convertidos. Pero también hay que tener en cuenta que aquí sólo hablamos de personalidad (interiores), no estamos hablando de tener los ojos de otro color, o el pubis de otra manera, ¿de acuerdo? Vamos a trabajar con lo dúctil que es nuestro interior, lo que se plega a casi cualquier cirugía que queramos aplicar. No vamos a cambiar nuestro aspecto físico por este medio. Aunque bueno, si alguien quiere probarlo para una dieta… no digo que no resulte eficaz. Ayudar todo ayuda.
.
.

.
.
.
Y yo os estoy hablando de lo que verdaderamente funciona, de lo que a mí me ha funcionado, que es lo que conozco. Algún día lo aprendí cuando busqué orientación.
.
.
.
.
.
.
Tagged with:

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. nadia said, on enero 7, 2010 at 3:45 am

    Muchisimas gracias, esto me ha servido muchisimo.
    Espero aplicarlo, poder decirme todas esas cosas que necesito escuchar de mi dia a dia, hasta creermelo…

    saludos

  2. juan said, on junio 16, 2010 at 10:14 pm

    siempre es bueno recibir la orientacion de algo que puede ser perjuficial, como bien lo dice nosotros mismos podemos evolucionar o destruirnos, le doy las gracias por esta interesante lectura.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: