Herem

Alice Liddell o el espejo

Posted in Poético by Maria de Herem on mayo 19, 2008

.

.

“El universo consta de cosas que pueden ordenarse por clases y una de éstas es la clase de cosas imposibles… Dentro de este grupo está la clase de cosas que pesan más de una tonelada y que un niño es capaz de levantar”

LEWIS CARROLL, en ‘Lógica Simbólica’

.

.

alice-liddell

.

.

– A ver, pequeña, ¿hasta dónde te has aclarado?

– La Felicidad existe. Porque es una Sensación. Existe la sensación de estar en la Felicidad.

– ¿Y por qué estás tan segura?

– Porque ahora sé que fue donde Él me llevó.

– ¿Aquel jardín?

– ¿Tú sentiste que era un jardín?

– No, yo no lo recuerdo.

– ¿Y por qué entonces esa necesidad de revestir un estado de poesía?

– Porque es sólo lo que queda de aquella Sensación… es tu poesía de la felicidad. Eres tú quien la conoces.

– Pero eres tú la que debes volver a sentirla para describirla realmente.

– Pero yo no le tengo a Él encima.

– Pues no te preocupes por eso. Yo si le tengo. Aún…

– ¿Entonces todavía estamos a tiempo de viajar de nuevo a la Felicidad por unas horas?

– Sí, todavía sí.

– Pero eso queda en el lado oscuro del espejo…

– Lo sé. Ya lo sé. En lo indescifrable de ser capaz de atravesar el espejo.

.

..


“Si no existieran, si no fuese parte de nuestra felicidad, diríamos que los libros de Alicia corresponden a esa categoría de cosas imposibles”.

J. L. BORGES

.

.

Tagged with:

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Nolosé said, on enero 25, 2009 at 9:31 pm

    Algo imposible:

    Yo soy capaz de volar…..porque en una ocasión saltaba tan alto que conseguí volar, y mii hermana me dijo:

    – ¿Cómo lo haces? ¿como puedes hacer eso?

    Ella no se atrevía a llamarlo por su nombre, pero yo daba un salto y volaba.

    – No lo sé- dije yo,- cojo carrerilla y ya está.

    Ese día descubrí que era especíal, que tenía un don, pero como ellas me miraban raro, no volví hacerlo. Pero yo sé que puedo volar tan alto como desee. Y sé que tengo algo diferente a ellas, mis hermanas, algo que ellas no saben, sé que puedo volar.

  2. Nolosé said, on enero 25, 2009 at 9:44 pm

    Tengo un don, pero lo olvidé, porque pensaba que era malo y es bueno, muy bueno

  3. María said, on enero 26, 2009 at 7:23 am

    Todos los niños tienen dones que olvidaron o no sabían que eran dones y por eso dejaron de confiar en ellos. ¿Me hablas de tus hermanas?

    Alice Liddell también tenía hermanas. Mayores e incluso más pequeñas, pero creo que sólo a Alice, el profesor Dogson le escribió cuentos.

    También Psique tuvo hermanas, hermanastras, y también sus hermanas lograron estropear de algún modo su historia de amor.

    Pero si las tuyas sólo te miraron raro, ¿por qué motivo dejaste de saltar y volar?
    El vuelo quién lo sentía: ¿tu cuerpo o tu alma?

  4. Maria de Herem said, on febrero 23, 2009 at 10:12 am

    Dialogo de Alicia y el Gato de Chesire
    Febrero 23, 2009
    – El gato Cheshire –
    Noviembre 16, 2007, 10:08 am
    Archivado en: .K.A.O.T.I.C.A.-∑-., Lecturas | Etiquetas: Alicia, Carroll

    El Gato, cuando vio a Alicia, se limitó a sonreír. Parecía tener buen carácter, pero también tenía unas uñas muy largas Y muchísimos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con respeto. –
    – Minino de Cheshire -empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba-. Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

    – Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

    – No me importa mucho el sitio… – dijo Alicia.

    – Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

    – … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia como explicación.

    – ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!

    A Alicia le pareció que esto no tenía vuelta de hoja, y decidió hacer otra pregunta: ¿Qué clase de gente vive por aquí?

    – En esta dirección – dijo el Gato, haciendo un gesto con la pata derecha- vive un Sombrerero. Y en esta dirección – e hizo un gesto con la otra pata- vive una Liebre de Marzo. Visita al que quieras: los dos están locos.

    – Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca – protestó Alicia.

    – Oh, eso no lo puedes evitar – repuso el Gato- . Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.

    – ¿Cómo sabes que yo estoy loca? – preguntó Alicia.

    – Tienes que estarlo afirmó el Gato- , o no habrías venido aqui.

    Alicia pensó que esto no demostraba nada. Sin embargo, continuó con sus preguntas:

    – ¿Y cómo sabes que tú estás loco?

    – Para empezar -repuso el Gato- , los perros no están locos. ¿De acuerdo?

    – Supongo que sí – concedió Alicia.

    – Muy bien. Pues en tal caso – siguió su razonamiento el Gato- , ya sabes que los perros gruñen cuando están enfadados, y mueven la cola cuando están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy contento, y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por lo tanto, estoy loco.

    http://shezire.wordpress.com/2009/02/23/dialogo-de-alicia-y-el-gato-de-chesire/


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: