Herem

¿Cómo llegamos al Parque Natural de Cabárceno?

Posted in HEREM by Maria de Herem on septiembre 15, 2008

ara-y-vista-de-oviedo-desde-santa-maria

Santa María del Naranco (Oviedo)

.

Veo: una ventana abierta al cielo y al hombre verde con sus brazos abiertos en cruz. Siento. Suena ‘Maneras de vivir’ Rosendo. Eso es un recuerdo de un hombre tranquilo, que adoraba la música rock. Un sol piadoso promete un día feliz. Los Panchos, ahora. Eso en lo que coincidimos hace mil años los dos. Puedo ir mirando el paisaje y no pendiente de la circulación, y no le tengo que advertir a nadie de aquello de que está invadiendo el carril del otro: él ya lo sabe. Y hay un pantano en el que te habrás fijado un millón de veces pero que esa mañana anhelas, internarte por esos bosques que lo rodean. Y esas plumas blancas que son esas flores que te gustaría llevarte a tu casa, donde sólo los cardos te hacen compañía. Pero que no son las flores que le llevarías a aquella virgen que te hizo consciente de su pudor, tu señora.

.

Estás cruzando por un túnel de una montaña que tiene entrañas. Puente de Sebrayo. Antes, voy viendo todas las tierras que voy a cruzar en mi regreso andando, mientras escribo estas notas… Saco del bolso la pequeña libreta y voy escribiendo lo que pienso. Él no dice preguntas, no siente curiosidad. Después del cartel de la Venta del Pobre veo los Picos de Europa y lo expreso en voz alta. Son casi mis primeras palabras… por gamos, corzos, las señales que advierten. Tenga cuidado. Yo también soy huidiza. Suena si tú me dices ven… un museo del jurásico. Coincidimos en nuestros hermanos descarriados. Yo le puedo ir contando de mi hermana del alma, que ahora ya sé que no. Y él a mí de su ”amigo”, ese al que le importa tanto la clase, y confunde clase con lo que el dinero puede comprar… Ahora está sonando ‘Pérdida’. Ya sabes, Pérdida, que no perdida, eso sí fue pérdida, cuando lo perdí todo porque perdí tu amor… ¡Caravia hombre! -dice. ¡Bermes, ni puta idea! -luego. 135 kilómetros y empieza a cambiar el paisaje. Yo voy entregada a la silueta de los picos. ¿Cómo se llamaran? Me gustaría saber el nombre de todos. La última excursión que hice con el colegio fue a las Cuevas de Tito Bustillo. ¡Qué impresión no me causarían entonces! Él habla de acercarse a Altamira. Juntos, otro día. Yo apuesto por las Médulas, el castillo templario de Ponferrada y el Valle del Silencio. Para mí sería una maravilla.

.

Las Médulas (EL BIERZO)

.

A él le gusta la leche de Cantabria. Parece que la niebla es un efluvio fantasmal que surge del aliento de los árboles. Me duele el oriente asturiano, me ha dolido, me dolió la belleza de sus picos, casi un año después. El verde es más amarillo ahora. Pero esa es otra de sus frases. Ahora la primera playa. ¿Qué playa será esa? -interroga mi amigo. Río Belón. Posada, Niembro. Barro. Barro, claro, tenía que ser Barro. Fascinante. Al menos vista desde aquí, desde la oscuridad del tiempo. Un cuervo negro, ten cuidado -le digo. Balmon, Celorio, Purrua. Siempre lo tengo -contesta. Para Santander falta aún más de 100 km. Unquera 28, Santander 123. Se acabó la autovía justo donde las copas de los árboles se vuelven del color del otoño.

.

Bésame… cuando se me refleja un fragmento de paisaje que es igual que aquel naipe de los obstáculos y las demoras. Él canta eso. Y no hago más que buscar en las montañas arbolitos solitarios en el perfil de las laderas. No como un bosque. Purón, río que se pasa. Sidrería los Bufones. Como apesta este coche a gasolina. ¡Puaff! Se lo hago notar, que estoy asfixiándome y él me anima a que sea ahora un rato quien lleve la ventanilla abierta, yo.

.

Un tanatorio. Son todos inconfundibles. ¿Por qué la muerte tendrá un diseño neoclásico? Hipomoeas, y alegre excitación cuando las veo. Como las mariposas me activan y me hacen sonreír. Fin de Vidiago. Suena ‘Uno’… va arrastrándose entre espinas y en su afán de dar su amor… Es que parece ser que le tocaba, salir del baúl de las música carca, a Luis Miguel, su viejo amigo. ¿Pendueles decía? En esta zona hay grandes extensiones de eucaliptus arrasados, y un cable muy gordo en el medio de la carretera, que pisamos. Yo tengo corazón y puedo amarte. He visto a las máquinas causantes del destrozo. Santander 79. Buellina… otros ojos, los perversos, los que hundieron mi vivir… Pero yo tengo mi capacidad de amar INTACTA. Fin de Buellina. Suspiro antes de que comience y después de eso uno anterior…. Esas manos que me llevan… Sólo hay una costa. Tiene buena pinta -dice él. Yo anhelaba mis vacas, que bonitas al lado del río Cabra. Playa la Franca. Es donde estamos. ¡Hay que probar aquí el café, que es la hostia! -asegura. Santa Eulalia a 5 km pero en otra dirección. 6 para Unquera. Peregrinos. Es él quien me avisa. Desde lo mío dice que ahora siempre se fija. Pero no dice peregrinos. Dice: gente andando. Colombres. ¿Lo tuyo había sido Colunga, verdad? Como me quemó la sangre, aquello de Colunga. Archivo de Indianos. He visto al hombre de los caracoles. Ese con el que tengo un mundo en mis sueños. Dormir Contigo está sonando. Menos mal que se me ocurrió tomar una biodramina. Porque haciendo esto que hago me iba a marear. Bustio señalaba. Muelle pesquero, concejo de Rivadeva, Confitería Pindal. ¡Vapordios! Los martes cerrado. ¡Madre mía! El río Deva. Soy un despiste. Y Lucía con su hermano y su padre que eran de Burgos.

.

El instante del río Deva o de la ría de Tina Mayor

.

Peregrino de rojo. Dos. No, lo siento. Yo no tengo marido. ¡Madre mía, lo veo todo cubierto de plumas blancas y retamas amarillas! Ría de Tina Menor. Estamos cerca de la ruta de los Salvadores. Sí, creo que sí. ¿No te importa que te cierre la ventanilla? Pues como no me va a importar pero adelante. Ave de cetrería. San Vicente de la Barquera. Sácame de la guantera las gafas de sol. Vale, sí, pero entonces no me pilles los dedos. Y me muero por llevarte al rincón de mi guarida… (¡mamma mía! Yo por lo menos voy a cambiar un rato de lengua. ¿Pero este hombre nunca se cansará de oír a Luis Miguel?) ¿Es que no tienes nada de Springsteen? Me mira como si estuviera loca. Y para colmo de angustias aquí sólo hay cassette. ¡Ah! pero como me canse me engancho a la radio de mi teléfono y entonces si tarareo ‘tehodes’, eso ;)

.

Bonita pradera con niña, ahora por la derecha… ‘me absorbes y despacio me haces tuyo’… Hay que luchar conmigo. Derrotarme, Cabezón de la Sal. 10 km. Viaduzto de Roiz. Y ahora el de Cadavieques. Y Comillas, de donde es nuestra Candela, bonito puente. Podían haberse cepillado esa loma con un poco de dinamita pero la han excavado y que lindo resultado. Valle de Cabuerniga. Viaducto de las Navas. Torrelavega. ¡Vamos bien! -dice. A 7 kilómetros. Autovía del Cantábrico. Tampoco sabes si lo que hacen esas máquinas es quitarle la vida al vampiro. Se siguen viendo extensiones de eucaliptus arrasados. ¿Virgen de la Peña? Río Saja. Río Cedaja. Viaducto de Caranceja. ‘Bésame, bésame mucho..’ Quijas. ¡Estoy desesperada! ‘Te extraño…’ ¿Y esto que pone aquí?: no sé quién es ella… Pero esto otro sí lo sé: No, no me arrepiento y no estoy desesperada. ¡Ah! ‘Para ahuyentar la soledad y …’ Y locutora que interrumpe para dar un número de teléfono. ‘Y dime sí, que estás connmigo… quiero tenerte y cerca… Bésame’. Nos metemos por Torrelavega, y se supone que desde aquí hay 6 km a Cabárceno. Viaducto Torres. ¿Hospital? Red local de carreteras: un hombre y un ”niño”. Y estamos en Torrelavega, donde hay mercado nacional de ganados. Pasamos por delante de un Instituto… Manuel Pondal Pintor. Bolera Municipal Severino Prieto. Estatua del Minero. Y ya no sabemos donde estamos. Mira, a esas dos mujeres del parque. Ellas: Si nos parecía que andabas perdida y venías a preguntar. Me lo han repetido tres veces, y sin dejarme apuntarlo. Cuantas explicaciones facilita esta gente y que amables son. Entro en el coche de nuevo y las transmito, pero este hombre como quien oye llover. ¿Será que no las ha creído? Sólo había que pasar por delante de la Seat, y luego dejar a mano derecha la escuela oficial de idiomas y continuar en dirección Bilbao. Y seguir, por ahí, que se vería. Pero no. Cuando me ha pedido que me bajase otra vez a preguntar le he dejado claro que andiamo, que yo una vez sí pero dos, para lo mismo, no. Venga, río Saja. Industria a mano derecha. No salir hacia Santander. Puente azul antes del túnel de Torrelavega. ¿Te ha quedado claro? Eso es, seguir de frente en dirección a Bilbao. Renedo. F.F.C.C. Palencia – Santander. N-634. Puente Viesgo. Solares. Vale, sí, sí pero él se mete dirección Burgos y aquí estamos parados frente a Santana Motor; donde un tipo parece que le da tantas explicaciones como a mí antes me las han dado aquellas buenas señoras. Opel. Jesauto. Bonita torre, ¿de qué iglesia? En fin, a Vargas, rotonda. Que no, que no vamos a Castruedo. Biafrinos y hay que volver a tomar la dirección a Bilbao. Solares, a 21. ¡Qué preciosidad de iglesia! Río Pas. Río Pisueña. Pomaluengo. San Román, otra iglesia preciosa. 145 escrito como número de calle en ella. Y se acaba Pomaluengo. Entonces Parque Natural de Cabárceno a 9 km. Río Pisueña.

.

Parece ser que cuando no sabes por dó andas tu percepción del tiempo se muta. Él dice que tenía la sensación de estar tardando más en este tramo, que en todo lo que recorrido hasta ahí. Cabárceno 4 km. Dirección Guarnizo. San Salvador 10 km. ¿Pero dónde está Cabárceno? Tranquilo, ¿no ves ahí mismo el paisaje kárstico? Vacas arremolinadas bajo un árbol. Enjambres de animales agrupados como en el río Deva los muiles. Ahora sí que la hemos hecho buena: ¡qué bonita iglesia he visto! Yo quiero ir allí luego. ¡Y qué cementerio más bonito! ¡Dios! -pero esto es suyo- ¡Para llegar aquí la que hay que liar! ‘Yo lo que quiero es volver a esa iglesia’ -acuérdate. Bicis: 10 euros por día. Una mujer amable nos tiende una revista, el nº 3 de ‘Disfruta Cantabria! Y un hombre te da una especie de papeleta publicitaria donde figuran los restaurantes:

– LOS RENOS – 942 554 240
– Casa Venero – 942 554 132
– LOS ELEFANTES – 942 554 287

Y el Mesón PEÑA CABARGA – 942 554 072

Y dice: Los mejores menús a 12 euros. ¡¡¡Disfruta de nuestros restaurantes!!! Anda, pero si yo tenía entendido que esto era carísimo….También te recomiendan que no dejes de visitar el Lago del Acebo y el pueblo de Cabárceno, situado frente al recinto de mis elefantes. Y que fue donde yo conseguí la pluma que deseaba, gracias a una niña traviesa, que ni miedo tenía a la polícia con la que fue amenazada, y que me detestó por quedarme con su tesoro. Pero como su padre ya había decidido de todos modos que eso en el coche no entraba y por ahí ya no pensaba transigir. Ella se llamaba Yone, y yo acuérdate .~)

.

Por cierto, con eso de los restaurantes se te recuerda, que eres libre de salir del recinto del parque y entrar cuantas veces quieras. Luego descubres que evidentemente el parque cuenta con sus propios locales :LOS OSOS (restaurante), LA MINA y LOS GORILAS, y el Self-Service LA CABAÑA, en el que hay platos desde 5,50 €. Pero sí te decides por el de los osos, participas, aseguran, en un sorteo para dos personas, que supone la oportunidad única de visita privada por los recintos más interesantes a las áreas de acceso restringido; que ya me gustaría a mí, ya, ganar eso. Aunque si vuelvo algún día a Cabárceno yo el coche, como mucho hasta allí. Es decir: me encantaría poder pateármelo. Y también, por qué no, haberme subido en ese trenecito verde que lo recorre entero.

.

.

Las casetas de recepción tienen el rayado de las cebras (18 € por adulto y 10 por niño).

.

.

Allí mismo una escultura a los mineros de la Sierra de Cabarga, te llama la atención. Luego, es decisión tuya seguir el recorrido de la flecha verde que te ofrecen por todo el parque o no. Nuestro cuentakilómetros a la salida acreditaba haber recorrido 41. Pero mi cuerpo no paró en todo el día y siete horas resultaron ser absolutamente insuficientes. Deberíamos haber estado allí ,ya, a las nueve y a lo mejor así… quién sabe si no nos habríamos perdido algunas cosas que a mí me habría apetecido ver…. Pero estuvo bien. Sí, genial. Aunque ahora que lo conozco sé que lo podría mejorar. Incluso atreviéndome a probar lo del Quad, que para asuntos de piraguas, qué quieres que te diga, me quedo con el Sella.

Comentarios desactivados en ¿Cómo llegamos al Parque Natural de Cabárceno?

A %d blogueros les gusta esto: