Herem

El presagio del girasol…

Posted in Poético by Maria de Herem on enero 28, 2009

.
.

‘… Torbellino, vorágine, /tumulto de otoños y promesas / devorando los límites del alma. / Puedo en ese instante murmurar: Dios me entiende. / El amor abre sus cien puertas cada mañana /a los huracanes y a los testigos videntes; / el hombre es una ventana… //’

‘Canción del Tenaz Alborozo”

Serafina Nuñez

.

Hubo una mujer que me regaló un poema o un sueño, quizá sin saberlo… Llegamos al Eunate de Muruzabal, la linterna no alumbraba, la suposición asegura que alguna vez lo hizo, ella llegó… Guillame, el peregrino, antes o después, llegaría y se postraría de gozo, el milagro de estar allí para contarlo, los años invertidos en la sombra, el crepúsculo del error, el presidio, la promesa… Entonces no hubo girasoles, como cuando aquella mujer llegó, y yo con ella, aunque sólo fuese en espíritu… la materia se arrastraba, eso sí es seguro, por callejones donde el hambre y la locura se descalzan desde los sueños… Eunate que no significa cien puertas -como nos dijeron-,  o no probablemente, como entonces pensaba, sino la Buena Puerta… Pero aquel día hubo imágenes y versos, lejos de diablos mundos… Porque así fue como yo me encontré con el poema de Bretón, aguardándome como un significado oculto… Y Bretón me atrapa; a través de ese poema, antes de que me atreva a culparle por el destino de Leona o Nadja, aquello que derivaba de la palabra esperanza: <<Gracias André, lo he recibido todo (…) No quiero hacerte perder un tiempo, que necesitas para cosas superiores – Todo lo que hagas estará bien hecho – Que nada te detenga – Ya hay bastante gente cuya misión es apagar el Fuego – El pensamiento se renueva cada día – Lo más prudente es no empeñarse en lo imposible…>> No lo sabré, tardaré en descubrirlo… He de amar antes y he de morir. Aquí lo siguiente, como un intervalo:

.

Breton había conocido a Marcelle Ferry (”Lila”), tras la grave crisis de los años 30, y con quien vivía desde el verano de 1933. A finales de mayo del treinta y cuatro conoce a Jacqueline Lamba, bailarina-nadadora en el music-hall Coliséum. Se casarán en agosto… <<Su encuentro presenta caracteres mágicos para el poeta sobre los que se extenderá particularmente en el 4º capítulo de ‘El amor loco’ (L’ amour fou): había materializado punto por punto el poema ‘Girasol’ (Tournesol), publicado en ‘Claro de Tierra’ lo que le confiere un valor premonitorio y de esta unión nacerá Aube, la única hija del poeta>> (José Ignacio Velázquez)

.

El poema… ¿Lo conoces? ¿Estabas ahí? Sólo unas líneas te lo dijeron. Así que ahora, ¿qué sigue? ‘El ‘Tiempo de morir’ (1965) de Louis Aragon, con el que este autor inicia una nueva etapa artística, el deseo de la comunicación sincera que se une al gusto por la sorpresa; tan lejos, imagino, en el tiempo mismo de ‘Los vasos comunicantes’ , o ‘Los campos magnéticos’, o ‘Los pasos perdidos’ de Breton, con los que aún tengo una cita ineludible y, tal vez, de ese ‘fou’ amor…

.

.

.

iglesia-de-eunate-4

.

‘ La viajera que atravesó les Halles a la caída del verano / caminaba sobre la punta de los pies… //’

‘El Girasol’

André Breton

.

.

un-girasol

.

‘ … la dama sin sombra se arrodilló …”

.

.

.

iglesia-de-eunate

.

‘ … y sus ventanas daban sobre la Vía Láctea …’

.

.

iglesia-de-eunate-2

.

‘… Pero nadie la habitaba aún a causa de los aparecidos… ‘

.

.

iglesia-de-eunate-11

.

‘… De los aparecidos que como ya se sabe son más devotos / que los desaparecidos…’

.

.

iglesia-de-eunate-6


.

‘Algunos como esta mujer aparentan nadar / Y en el amor penetra un poco de su sustancia / Ella los interioriza…’

.

.iglesia-de-eunate-5

‘Yo no soy el juguete de ninguna potencia sensorial’

.

.

iglesia-de-eunate-3


.

‘Y sin embargo el grillo que cantaba en los cabellos de ceniza..’

.

.

iglesia-de-eunate-4


.
.

A Pierre Reverdy

.

La viajera que atravesó les Halles a la caída del verano
Caminaba sobre la punta de los pies
La desesperación hacía girar en el cielo sus grandes yaros tan bellos
Y en el bolso de mano se hallaba mi sueño ese frasco de sales
Que únicamente aspiró la madrina de Dios
Los entorpecimientos se desplegaban como el vaho
En el Perro que fuma
Donde acababan de entrar el pro y el contra
La muchacha sólo podía ser vista por ellos mal y al sesgo
Tenía yo que vérmelas con la embajadora del salitre
O con la curva blanca sobre fondo negro que llamamos pensamiento
El baile de los inocentes estaba en su apogeo
Los farolillos se encendían lentamente entre los castaños
La dama sin sombra se arrodilló en el Pont au Change
Calle Gît-le-Coeur los timbres ya no eran los mismos
Las promesas de las noches por fin se cumplían
Las palomas mensajeras los besos de socorro
Se unían a los pechos de la bella desconocida
Lanzados bajo el crespón de las significaciones perfectas
Una granja prosperaba en medio de París
Y sus ventanas daban sobre la vía láctea
Pero nadie la habitaba aún a causa de los aparecidos
De los aparecidos que como se sabe son más devotos
que los desaparecidos
Algunos como esta mujer aparentan nadar
Y en el amor penetra un poco de su substancia
Ella los interioriza
Yo no soy el juguete de ninguna potencia sensorial
Y sin embargo el grillo que cantaba en los cabellos de ceniza
Una tarde cerca de la estatua de Etienne Marcel
Me hizo un guiño de entendimiento
André Breton me dijo pasa

.

Versión de Manuel Álvarez Ortega

ANDRÉ BRETON

.

.

.


Vía imágenes: Un_mar_de_calma

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. María said, on enero 28, 2009 at 5:30 pm

    CANCIÓN DEL TENAZ ALBOROZO

    Si, bien lo sé,
    el tiempo de mi llanto es tan antiguo:
    pero los ojos resisten como gemas el fuego
    consumiendo la vasta llanura de la tristeza.
    Islas de la esperanza se niegan al ardiente conjuro
    sin embargo, a veces
    ellas parecen aletear en mi sangre.
    Sube desde las venas el alborozo de sus seguras selvas,
    me inunda el verde de la palabra por nacer,
    el tacto de las terrestres cosas
    rinde entonces sus frutos de cielo sosegado,
    y la orilla del olvido se me entrega
    como un rostro distante que retornara dulcemente
    a la sorda música de mis miradas.
    Torbellino, vorágine,
    tumulto de otoños y promesas
    devorando los límites del alma.
    Puedo en ese instante murmurar: Dios me entiende.
    El amor abre sus cien puertas cada mañana
    a los huracanes y a los testigos videntes;
    el hombre es una ventana
    que cada alba encuentra en el alféizar
    su sonrisa y su gemido.
    Entonces, humildemente ruego;
    islas de la esperanza, sed sordas al sollozo
    yo soy ahora la de enfrente,
    la que pasea por aquella esquina
    de pañuelos alegres.
    Desde lejos me miran las viejas tinieblas,
    mis labios, mis manos, presagios, palabras,
    mis temores, las voraces mentiras…
    Me miran desde lejos,
    se insinúan, me llaman, y yo vuelvo la espalda.
    (La de enfrente se pliega en su cifra remota.)
    Islas de la esperanza… Las veletas sostienen
    las ciudades del mundo,
    y claros hombres encienden sus hogueras
    en las fronteras de la noche
    recuperando el territorio virginal de la canción.
    El aire es un tatuaje de luces en mi frente
    y el acordado rumor del arroyo y la yerba fina
    humedece recónditas gargantas.
    Elabora secreta lámpara tu llama para siempre,
    apegada a mi pecho siento crecer la vida.

    SERAFINA NÚÑEZ

  2. […] tus hitos como nadie lo hace: con un silbido espectacular; y yo te prometo que cuando llegue a Eunate… al menos a Eunate… silbaré así y te retornaré tu […]

  3. 2899 « En el Camino… said, on agosto 3, 2009 at 1:24 pm

    […] en seguida se divisa Eunate. En medio de la nada, de la más absoluta nada. Pero ni girasoles veo. Los girasoles tan esperados como la visión misma del templo no figuran. Dio lo mismo: soy tan feliz en ese momento, soy tengo […]

  4. […] en seguida se divisa Eunate. En medio de la nada, de la más absoluta nada. Pero ni girasoles veo. Los girasoles tan esperados como la visión misma del templo no figuran. Dio lo mismo: soy tan feliz en ese momento, soy tengo […]

  5. 2935 « En el Camino… said, on agosto 4, 2009 at 9:13 am

    […] 2009 Agosto 4 by María Camino . Comulgo descalza. Fui…  <<la viajera que atravesó les Halles a la caída del verano / caminaba sobre la punta de los … El poema de Bretón me acompañaba. Una pequeña recoge algo que se me cae de los bolsillos y me lo […]

  6. […] que ese sea el nombre? En el caso de Nadja no hubo lugar a dudas) va a cruzar en su camino, la viajera surrealista que presiente más de un encuentro clandestino  en el presagio de ‘El […]


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: