Herem

– De la conciencia social ante el MALTRATO – ii – y del CÁNCER –

Posted in Crecimiento Personal, Enlazando, Enseñanza espiritual, HEREM, Oído by Maria de Herem on marzo 12, 2009

maria-cerrando-los-ojos-para-no-ver

.
Lo siguiente sucede en respuesta a:

– De la conciencia social ante el MALTRATO –

.

.

Mari-Dulce dijo:

6 de Marzo, 2009 – 5:52 pm


Para quien se dirige a Koldo con ternura, que no sé si eres formato chico o formato chica, y no sé si eso tiene importancia para mí porque me dirigiría a ti de manera distinta en un caso o en otro, no lo sé, o quizás porque me gustaría dirigirme a ti nombrándote de alguna forma, personalizadamente. ¿Y si te llamo Alma? Termina en A pero es palabra de género masculino, y a mí me encanta esa palabra, y tú te has aparecido como un algo etéreo, beatífico…¿vale? ¿Aceptamos Alma?

Alma, tengo respecto a las personas como tú un sentimiento ambivalente; por un lado me dan una paz indescriptible (ahora que lo pienso, ¡a ver si eres chica y te llamas Paz! A mí me ha gustado lo de Alma, ¿me dejas?) Vale, ya me fui por las ramas. Decía que las personas como tú me aportan calma, una cosa así tranquilota y fantástica para mí, que soy un manojito de nervios la mayor parte del tiempo. Me hacéis pararme, paro por unos instantes el centrifugado en el que actualmente se encuentra mi pobre cabecita.

.

La contrapartida es que me hacéis sentir más bruta de lo que realmente soy -que no lo soy tanto, es una pose para cuando la angustia me ronda, y me ronda muy a menudo- Ya el budismo, los budistas o los profundos conocedores de esa religión….

.

– Mi conocimiento del budismo es tan profundo como lo siguiente: un libro de J. Campbell, un libro de Mircea Eliade, un libro de H. Smith y todos ellos no sobre el budismo en sí, sino más bien acerca de los mitos y el papel de las religiones en las sociedades actuales.  Y un documental muy hermoso, sobre un monje budista y sus abejas melíferas, que emitió canal Odisea hace unos meses. Este documental me aportó una visión sencilla pero muy esclarecedora y pura acerca del significado de esta filosofía o forma de vida.

.

…. me multiplicáis esa sensación por mil. Por razones que he insinuado nada más, intento entender esa religión o filosofía, y no puedo, es superior a mí misma, es más -permíteme el guiño- cuando os ponéis a hablar de bichos, ya es que me pierdo del todo. Debo decir que si buscas a alguna persona respetuosa con las creencias ajenas, aquí estoy yo, sin ir más lejos, y espero no haber herido ninguna sensibilidad.

.

A ver, ¿los maltratadores serían avispas, o abejas como nosotros? ¿Son de nuestra misma especie, la humana, o son El Enemigo? Hay que meterse con la gente que nos daña, pero, ¿eso no sería intervenir en las Leyes de la Naturaleza?

.

Alma, es que me pillas en un momento en el que me siento estancada, perdida. He encontrado un extraño modo de estar en paz conmigo misma y de que los demás, los que me han hecho daño en esta vida, no me lo sigan haciendo, no permitírselo, y esto justo en el momento en el que soy más, más vulnerable, en este momento se me podría herir por cualquier flanco, El Enemigo, conmigo, lo tiene chupado.

.

Me he enfrentado a Los Enemigos, a los de toda la vida, me he metido con ellos, he impuesto distancias y mis propios limites, y ha sido una lucha desgarradora. Por eso ahora me concentro en mí misma, por primera vez en mi vida, Yo soy mi prioridad. Y tiene sus recompensas, me he quitado una cantidad de marrones de encima que llenarían un estadio de fútbol. Muy bien, hasta ahí, estupendo.

.

Luego viene la segunda parte. Yo, en el fondo, siempre me he sentido muy sola -yo lo llamaba fuerza y autosuficiencia, ahora sé que era otra cosa-; yo siempre me sentí difícilmente aceptada por personas que deberían haberme querido tal y como soy, porque, además, creo sinceramente que soy una persona a la que es fácil querer, en los diferentes niveles del concepto, y no porque sea súper-mega-guay, sino porque soy una persona muy cariñosa -y hasta eso mataron en mí, o lo intentaron, esa parte de mí que tenía arrinconada por inapropiada y que ahora he recuperado-; todo eso me hizo rara, diferente, desconfiada, distante, que no fría, distante en el sentido de que no dejaba que me conocieran demasiado para que no se dieran cuenta del ser despreciable que yo, en el fondo, era; y para finalizar, he sufrido carencias afectivas importantes, como fácilmente puede deducirse por todo lo anteriormente dicho.

.

Y llegamos a la actualidad: he roto con lo anterior y no encuentro recambio. Creo que estoy haciendo lo correcto por mi propio bien, casi es una cuestión de supervivencia, tenía que hacerlo, punto, y después de un proceso a veces desgarrador, puedo jurarlo, he llegado a esto, conscientemente, pero, en realidad, he acabado sola, por la sencilla razón de que he terminando descubriendo que las personas que formaban parte de mi vida, todas, eran tóxicas para mí, pero ahora no encuentro recambio.

.

Pero, además, necesito que alguien me diga, sí, que me lo diga, que estoy haciendo lo correcto, que no me estoy metiendo en un callejón sin salida, que no me estoy buscando la ruina, que no me estoy haciendo autista, que no me estoy endureciendo hasta la inhumanidad. Que este centrarme en mí misma no me va a acabar anulando como persona.

.

Mi psicólogo budista es un símbolo de muchas personas y de muchas situaciones distintas. Esas personas y esas situaciones que me están haciendo sentirme perdida, justo cuando me estoy reencontrando conmigo misma. Porque “mi psicólogo budista” no me da ninguna respuesta y, curiosamente, me da muchas distintas que se contradicen entre sí. Y “mi psicólogo budista” me deja hacer, me deja que cometa errores y los subsane, pero “mi psicólogo budista” no me ha avisado de desastres que he tenido que afrontar sin unos buenos consejos previos que llevarme a la boca. (No descarto que identifique a “mi psicólogo budista” con esas personas a las que nunca le importaron mis problemas, sólo que los resolviera yo solita y que no les aportara molestas complicaciones, que bastante tenían con aguantarme)

.

Y ahora, visualizo a “mi psicólogo budista” diciéndose entre dientes “vas por muy mal camino, pequeña saltamontes, pero yo no te puedo avisar, tienes que darte cuenta tú solita, después de darte un estupendo leñazo, otro”

.

Y ahí ya me entra el acojone.

Y gracias por dirigirte a mí, Alma, y a las demás personas que lo habéis hecho, siquiera nombrarme. No sabéis lo revitalizante que es eso para mí -sí, parece ser que existo-…aunque, en el caso de Alma, siga intentando descifrar lo de las avispas y las abejas ;-)

.


.

Koldo dijo:

6 de Marzo, 2009 – 9:59 pm

.

¡¡Ja!! ¡Otra vez, “Mari-Dulce”…! De nuevo te leo frases o pensamientos que ya se me habían “escapado” a mí antes…

…Como, por ejemplo, acabas de terminar con un “…parece que existo…” Para bien o para mal, efectivamente, el hecho de que tengas algún tipo de “eco”, al menos aquí en “El Hábitat…”, da fe de ello… oye. Juraría que ya lo “solté” hace ya muchas entradas; en aquel caso, porque alguien se dignó dirigirse a mí (no sé si por 1ª vez) y, parecerá una tontería, pero con el diálogo, aunque sea (o gracias a que sea) por escrito, te cambia por completo el sentimiento: ya no hablas solo o contigo mismo, sino que te sientes escuchado… y eso, siempre, es muy importante, es verdad; lo cambia todo…

.

– No, no Koldo, en absoluto fue la primera vez que alguien se dirigió a ti, aquella. Y la persona que pedía consejo no se refería a ti en concreto; se lanzaba al aire de la Red para resolver su duda moral… Ahora bien, un hombre que está casado, tiene amigos y familia… es bastante triste que tenga que hablar como tú hablas. A tu padre se lo debes, precisamente, agradéceselo mucho. Porque no sé si te das cuenta, tú que siempre insistes en lo bajo de tu autoestima, del mal que se te hizo en su momento. Entonces como María, yo misma, eres de los que cierras los ojos a las realidades más evidentes.

.

Por cierto, “Mari-Dulce”, que, al final, me quedaré sin decírtelo: pa mí que acertaste al 100% con tu hipótesis sobre lo que en realidad “quería” mi madre, al amenazar con dejarnos “a todos” (efectivamente, tienes razón, aquí había un punto esencial…) tirados… Siempre nos decía, sobre todo, cuando más baja de moral se encontraba, aquello de que “¿y a mí quién me lo reconoce…?” “nadie me reconoce nada”. Creo que has hecho “pleno”: “sólo” echaba de menos nuestro reconocimiento, nuestro agradecimiento, nuestra consideración, cariño y admiración… Sentía, seguramente, que no le había merecido la pena; que toda su vida al servicio de hijos y marido ni la había enriquecido a ella (todo lo contrario: siempre decía que había dejado de hacer todo lo que antes le gustaba y daba satisfacciones…) ni había producido ninguna generosidad (afectiva, sobre todo) de los suyos… todos cada vez más egoístas y “autistas” con ella

.

En cuanto al comentario de “para Koldo…”,

.

– Esos puntos suspensivos son inmerecidos. Yo dije: <<Para Koldo, con ternura…>>

.

… me has hecho recordar aquella entrada. Disfruté mucho. No sólo porque sentí haber servido de algo a aquel hermano que tan mal lo estaba pasando con la situación familiar por la agonía del otro; también porque me di cuenta de que fui capaz de “escuchar” lo que “no nos decía”… y ¡acerté!

.

– De verdad puedes considerar, en serio,  qué acertaste;  a ti que te llama tanto entrecomillarlo todo;  cuando quizá había niños pequeños, aún, y necesitados de que un ser humano los librara de la situación inaceptable que vivían: padre alcohólico y maltratador. Duele en el alma esto. Pero yo personalmente te estoy muy agradecida por lo que contaste acerca de cómo fue tu vida y la de tus hermanos, porque sí, quien quiere comprender comprende y pienso mucho en tu hermana desde aquello y me digo: <<¿Alguien habrá podido reparar lo que supone que tu padre te diga: ‘No vales ni para puta’?>> Te estoy muy agradecida porque fue ahí donde mi conciencia se iluminó y yo le presté oídos a lo vulnerable de mí y entré a por ello, a salvarlo. Yo sola, que es lo que tenemos que hacer todos y cada uno de nosotros; cuando llegamos a adultos y recordamos cómo se nos hirió y la profunda huella que eso dejó en la impronta de nuestro ser. Puede que en su momento, momento que se prolongaba hasta la fecha actual de muchos modos… nadie me librara de aquel infierno pero he sido mi heroína, la que necesitaba mi niña interior, y por eso, a fecha actual, que quizá tenga los días contados, me puedo morir en Paz. En paz conmigo misma, por no haber seguido siendo ciega y cobarde.

.

Me asombró mucho cómo podemos ser capaces -si queremos- de entender a alguien… incluso cuando no quiere decir ciertas cosas; cuando se reserva ciertas intimidades… y, precisamente, esa precaución acaba delatándole y mostrándonos algo que -en el fondo- sí quería contar… pero, por lo que fuera, no lo hacía.
Sin embargo, por otro lado, no entiendo muy bien todo ese “barniz” que le has dado a lo de “maltratador”: nunca fui consciente (más, incluso, ahora que antes) de que a mi padre pudiera considerársele como tal… sinceramente. Quizá si así hubiera sido y yo no lo hubiera visto… quizá fuera, por tanto, la demostración de que realmente lo fuera… Pero no lo creo. En esa familia, todos acabamos siendo, simultáneamente, maltratados y maltratadores… pero para entendernos: mucho más sutil y subjetivo que cualquier “maltratador” que haya conocido (ahora que lo pienso, no he conocido a ninguno). Lo que sí tuve claro es que tenía que salir de ahí. Y lo hice a los 17 años; ya avanzado el 1er curso de universidad… ya con un trabajo fijo -por oposición- (todavía continúo en la misma empresa), un apartamento (infecto, es verdad… pero “mío”) y una novia preciosa -de sólo 16 añitos- que, de vez en cuando, se venía… y que terminó haciéndome sufrir mucho más allá de lo que jamás pensé que ningún ser humano fuera capaz de hacerlo… (¡snif!) y padecerlo.

.

– No se conoce fácil a ningún maltratador a no ser que llegue al extremo o sea delatado. Y ellos procuran que no ¿Has oído hablar de la violencia de género? Pues no debería ser etiquetada como tal. Violencia es violencia y vulnerabilidad es vulnerabilidad. En todo caso habría que hablar de la violencia del género humano.  ¿Y por qué no se los reconoce? Porque los maltratadores son las ratas déspotas que viven encerradas en sus guaridas con sus súbditos-esclavos. ¿Has oído hablar del experimento de la Universidad de Nancy, acerca de estos roedores y la jerarquía que se establece entre ellas? Sí, las ratas, a quienes tanto debe la Ciencia. No se conoce a los maltratadores porque fuera de sus hogares saben quién son y dónde están. Y saben que son como tú y como yo, y que no pueden tratar a la sociedad como tratan a los seres humanos a los que están vinculados por lazos de ”amor” o sangre. No se conocen porque cuando tienes cuatro años y te dan la primera gran paliza, que tú vas a recordar siempre y siempre inmerecida (todas lo son), nadie los denuncia ni les hace frente. Te esconden durante días en casa y no vas al cole, y te embadurnan la cara con Nivea, como a la esquiadora de la tele. Y tú, mientras miras por la ventana la calle de tus juegos,  piensas en el anuncio, y te consuelas con aquello de sentir que algún día quizá seas tan guapa como ella.  Y luego creces toda tu vida oyendo: <<Aquella paliza que te di no era para ti. Tenía que habérsela dado a la vecina, que era ella quien se la merecía. Lástima que te desgraciara la cara…>> Pero no fue la única, sólo la primera que ya nunca puedes olvidar… físicas, emocionales  y mentales.   Ahora no me extiendo…

.

A mí también me ha pasado como a “Mari-Dulce”: lo de las avispas y las abejas melíferas me han dejado bastante descolocado…

Es verdad, “Lem”, que resulta muy difícil conocer las complicidades que comparten las parejas que llevan muchos años juntos… ni siquiera para sus propios hijos… quizá, ni para ellos mismos siquiera.

.
.

Alma dijo: …………………….. es decir, yo dije

7 de Marzo, 2009 – 4:04 am

Cuando uno ha roto con lo anterior y no tiene recambio se encuentra en una liminaridad, el umbral en el que lo nuevo todavía no ha llegado y claro, lo antiguo ya no nos sirve. Entonces puede que aquel consejo que le dio a su nieta, la Olga de ‘Donde el corazón te lleve’, de Susanna Tamaro, sea perfecto para nosotros. Al final del libro… Aunque los versos áureos de Pitágoras tampoco están nada mal: ‘Considera y distingue… considera y reflexiona…’ Porque uno aprende las cosas de dos maneras diferentes: a través del conocimiento o a través del dolor. Lo de las variaciones concomitantes, el ensayo y el error del experimento, en lo humano, deriva demasiadas veces en lo segundo. El nacimiento de la conciencia tampoco es indoloro pero sus efectos positivos son a largo plazo y este nacimiento puede buscarse. Además tiene la ventaja accesoria de que es maduro. Sólo los niños son inocentes. Nosotros ya somos responsables. Tranquila, que si te das tiempo… de la liminaridad se sale. Lo nuevo llega algo después que tú a ti. Aunque ya está, siempre estuvo, esperando por ti.

.
8 de Marzo, 2009 – 12:18 pm

He estado pensando en ti intensamente mari-dulce. ¿Aceptas a Alma como alma amiga que te quiere comprender? Si alguien dice en una plaza la verdad de lo que siente y cómo lo siente, nosotros que no somos ni abejas ni avispas, sino hombres no podemos evitar escucharlo, porque tenemos oídos y comprensión y por eso dicen que somos animales racionales. Mientras nos encontramos en el punto en el que estás tú sentimos, sí, que somos muy vulnerables; especialmente en ese punto y es crucial. Yo te ayudo, si tú quieres, siendo oídos amigos para ti. No soy budista, así que mi filosofía me permite intervenir. Soy un ser humano, así que tengo sombras y luces y mis luces y mis sombras se fijaron en ti. ¿De dónde vienes y a dónde vas, mari-dulce?*


..

8 de Marzo, 2009 – 12:57 pm

Primera pregunta tuya: los maltratadores son como tú y como yo pero son enfermos, están enfermos…. Han enfermado de la enfermedad del odio y del miedo. Y el odio y el miedo los controlan. No han sabido hacer la liberación. Y también tenemos que ayudarlos para que puedan lograrlo porque de ellos y de nosotros depende que las cosas empiecen a cambiar en el seno de nuestra sociedad, y que el ser humano se ponga a la altura de los avances tecnológicos de su Sociedad. Entonces los maltratadores son parte de nuestra responsabilidad.

¿Pero el miedo es una enfermedad, me pregunto? Cuando el miedo, y añadamos también la agresividad, es sano nos sirve para salvaguardar nuestra alma (y nuestro cuerpo) de lo depredador de la Naturaleza o del Universo. Pero cuando se vuelven tóxicos nos envenenan a nosotros y a los otros.

En una persona sana el azúcar es beneficiosa y necesaria. En una persona diabética, que lo es porque tiene un órgano, el páncreas, que ha enfermado (se ha deteriorado y no funciona correctamente), los azúcares se convierten en enemigos del propio organismo que puede conducirle a la muerte. La sal para el hipertenso es un peligro. Lo que atenta contra el cuerpo, hasta cierto punto, para la Ciencia, la gran madre actual, está controlado porque se reconoce su importancia. Pero la Ciencia es desdeñosa con las cosas del espíritu. Entonces no se ha avanzado mucho en ese campo, aunque algunos científicos nos lo están advirtiendo y ya lo están estudiando. Las emociones en animales y en humanos a nivel molecular. ¿Tú eres dueña de ti misma mari-dulce?
.
8 de Marzo, 2009 – 1:00 pm

Dices que mataron la manifestación natural del amor en ti, ¿quién fue el primero que lo hizo mari-dulce?

.
8 de Marzo, 2009 – 1:03 pm

Y no, tranquila también, porque no te estás buscando la ruina ni te estás volviendo autista. Has hecho bien apartándote de lo que sentías que te hacía daño y centrándote en ti misma. Has dado el paso más necesario para cambiar tu vida y has sido muy valiente.

.
8 de Marzo, 2009 – 1:11 pm

Por último voy a contarte algo más acerca de la vida de las abejas melíferas para que puedas dilucidar eso que tu mente llevó a ser metáfora y no pretendía serlo; sino ejemplo vivo. Existe una orquídea. Esa orquídea se sirve para su polinización de esas abejas melíferas de las que se habló… ¿Qué hace esta orquídea? Emula el olor del Enemigo. Así lo consigue. Con su química. Te deseo un feliz domingo mari-dulce. Y te envío un abrazo cálido.

.

.

Mari-dulce dijo:

8 de Marzo, 2009 – 2:36 pm

Esto me da mucho pudor, Alma, porque, aunque no lo parezca, soy muy pudorosa, lo digo por lo que he llegado a largar aquí, pero supongo que es porque me puedo esconder en el anonimato, o a lo mejor es otra de las cosas que he conquistado o reconquistado -tengo que analizar cuál es el caso- pero no he podido comprobarlo “en la vida real”.

.

– Afortunadamente, yo como ves , y no me impulsa a ello la desesperación, hoy en día ya no y mucho menos el afán de protagonismo… gracias a que me enfrenté a ello puedo dar la cara y no necesito de las ”personalidades” anónimas de las que durante años me serví para poder  hablar de mí y desde mí. Digo que esto no es afán de protagonismo porque habrá quien quiera llevarlo por ese terreno; pero es que sé que hay cosas por las que merece la pena mojarse y el asunto de la  credibilidad se facilita así.

.

Soy pudorosa en el sentido de que me agobia un poquito ser el centro de atención, y ya sé que eso también puede ser difícil de creer, teniendo en cuenta que he entrado aquí a saco y sin pedir permiso, y pareciendo reclamar que me “escuchen” leyéndome.

Te estoy contestando, ¿sabes por qué? Porque no podía con la desazón, si alguien se dirige a mí tengo que decirle casi de inmediato que, al menos, le he escuchado, no puedo soportar que alguien se pudiera sentir ignorado o despreciado por mí.

.

– Y por ese motivo mari-dulce, por tu sensibilidad humana (y no exclusivamente humana) es por el que me consta que tú también vas a salvarte. Te llevará tu tiempo, a todos nos lo ha llevado, a todos aquellos que no hemos aceptado lo que hay, lo que hubo, lo que había…

.

Te he leído, Alma, y aún tengo que procesarlo, y no porque no te haya entendido, sino porque tengo que ir desgranando todo, todo lo que me has planteado, que tiene, pero mucha guasa, he de decirte.

Además, estoy escribiendo también por mí misma, pues sí, también. Porque has tocado un punto muy sensible para mí: la primera persona que mató la primera manifestación natural de amor en mí. Eso sí que me da pudor, eso sí que me provoca resistencias, identificar a esa persona, un poco, creo, porque me sentiría como alguien que cuchichea de otro a sus espaldas, una cosa muy fea. No voy a identificar a esa persona, aunque, claro, es fácilmente deducible.

.

– Otro detalle que da fe de tu calidad como ser humano. Muy comprensible.

.

Hace como dos años intenté algo que jamás había intentado con esa persona, pensaba, ¿y si soy yo la culpable? Porque esa persona me acusa de ser una persona arisca, y con esa persona lo soy, con esa persona no tengo manifestaciones de afecto como las que tengo últimamente con otras personas, reales y virtuales, así que, vamos a probar.

Intentaba, no que esa persona hiciera algo en mi provecho, sino que no hiciera algo que le podía perjudicar muy gravemente, otra vez, otra de tantas veces, actividades que, incluso, un día de estos podrían costarle la vida, no digo más, pero él las hace, para demostrar no sé qué a quién. Vale, casi llorando, casi desesperadamente, le dije las palabras mágicas: “Por favor, si te importo algo, si me quieres, no lo hagas, si no lo haces por ti, hazlo por mí, no me des ese disgusto, por favor”

.

– Aquí es donde tu psicólogo budista no se equivoca en su postura y tú sí. Tú eres responsable de ti y los demás adultos lo son de ellos. Nadie tiene que cuidarse por otro, sino por si mismo. Para no ser una carga, en lo posible. Y para darle a la Vida el valor  que se merece, que es un ”milagro” la Vida.  Y si se es auto-destructivo… debe hacérselo de mirar. Que todavía le tenemos mucha  desconfianza a la psicología, aunque pensándolo bien no es para menos; si te paras a evaluar los motivos de muchos médicos y terapeutas para realizar la labor fundamental que realizan.

.

¿Su respuesta? “A mí no me importa nada que te disgustes, lo voy a hacer porque a mí me sale…” de donde le suelen salir las cosas que le salen. Eso fue todo, y no hubo rectificación, ni peticiones de perdón ni matizaciones a posteriori, cuando esa persona estuvo más calmada, lo cual quería decir que se reafirmaba en lo dicho.

Volví a hacerlo dos veces, con idéntico resultado. La segunda fue porque aún esperaba poder provocar un cambio en esa persona, que nos beneficiara a ambos. La tercera por una razón muy especial: alguien, con un sorprendente parecido a esa persona, me llamó “princesa”. Y fue una mezcla fascinante de cosas las que sentí. Para empezar, desde entonces siento un entrañable lazo que me une a alguien a quien no conozco en persona (a pesar de que actualmente se encuentra en una de sus fases: la de tomarme el pelito) y eso por sí misma, no porque la relacione inconscientemente con nadie.

En segundo lugar, sentí algo que no había sentido nunca. A mí siempre me había parecido normal la actitud fría, distante, exigente, inflexible y exenta de manifestaciones de cariño de esa persona hacia mí, me parecía como fuera de lugar, no procedía…aquél día en que X me llamó “princesa” con tanta ternura, y yo no me sentí incómoda, ni me pareció anormal, raro, improcedente…de hecho me encantó, tanto que se me humedecieron los ojitos…aquél día me di cuenta de que no, de que lo que había vivido toda mi vida no era normal.

.

– Muy loable por tu parte. Y muy comprensible Todo. Hasta aquí. Sabemos que estabas, entonces, funcionando a través de la proyección. Aunque eso no nos asegura que la proyección sea tu principal mecanismo de defensa.

.

Por eso lo volví a intentar por tercera y, creo, última vez. Esta tercera fue, con mucho, la peor, la más desagradable, la más, incluso, rayando la violencia. ¿Por qué? Probablemente porque esta tercera vez fui más peligrosamente lejos, le dije que si “le daba el coñazo” no era por molestarle, sino porque le quería y por eso me preocupaba por él…¡Aaaaay! Debió tomarlo como algún tipo de sucio chantaje emocional…no sé, ya ni me lo planteo.

.

– Sólo te señalo que algunas personas que en su infancia han sufrido dominación… tienen dificultades a la hora de comprender este tipo de preocupaciones y demostraciones de afecto, por parte de los otros. Y es probable que, por tanto, sientan que se atenta contra su libertad. Pero no te digo que sea ese el caso.

.

Desde entonces, mantengo una correcta relación que no puedo evitar. He decidido que, si quiere, que se entregue a sus actividades semi-suicidas, no quiero saber a qué dedica su tiempo libre. El problemilla es que sus actividades, muchas veces, no todas, le hacen ir con sus huesos al hospital periódicamente, y eso, sí, lo pago también yo, pero es lo que hay.

Esa persona está a punto de venir, esa es otra de las cosas que debo aceptar como inevitables. Por eso debo dejarlo aquí.

Alma, me vas a provocar un domingo de centrifugado mental, pero seguro que es para bien. Tú también me has provocado una sensación muy especial. No sé si compartiré “con el mundo” las conclusiones a las que llegue o me las quedaré para mí, pero llegaré a conclusiones, a muchas.

Gracias por tu interés, Alma…

.

– He de decir que a mí no me has provocado ninguna sensación especial mari-dulce o que a mí todas las personas, y todas sin excepciones, me provocan el mismo sentimiento de receptividad humana porque siempre he sido empática debido a mi infancia y juventud de víctima, que ha sufrido, y reconoce lo que es el desamparo aprendido, y que soy solidaria, ahora sí, especial-mente, y me conmueve todo lo humano y todo lo Natural pero que pienso que no hay una persona más especial que otra, que todos somos lo mismo de especiales.  Y que lo que te especializa en el funcionamiento de la vida son tus genes y lo que  hace especial a  otro son tus sentimientos, que también son moleculares, en su origen inteligente y emergentes** en la realidad  de la experiencia. Entonces quiero decir que si el individuo del que tú hablas se manifestase… yo procuraría entenderlo lo mismo que he procurado entenderte a ti. Todas las personas se merecen una Oportunidad. Pero una… o dos a lo sumo. Con tres ya estaríamos hablando de síntomas. Es que recuerdo que hay un dicho de la creeduría popular que dice así: <<Una puede ser casualidad, dos coincidencia pero tres… >>

.

.

Alma dijo:

8 de Marzo, 2009 – 3:20 pm

Princesa o mi niña son palabras mágicas que nos hablan desde la calidez del sentimiento humano del otro. Me alegro mucho de que alguien te las haya dicho porque su magia es precisamente esa: recordarnos lo que somos dentro, nos ayuda a valorizarnos y eso también a recobrar nuestra integridad. Dijo un poeta: ‘Bien está: me río porque es una forma de pudor la risa…’ Tú hablaste de tu risa y desde esa risa. Yo te lo he leído y también es el camino. Sólo quería que sintieras que tienes otros amigos en tu nueva vida, almas amigas. Y sobre lo que planteas… Aquí, mira: ‘’… le hacen ir con sus huesos al hospital periódicamente, y eso, sí, lo pago también yo, pero es lo que hay’’. Este es el punto especial en el que tienes que fijar tu atención. ¿Debes pagarlo tú mari-dulce? Que tu centrifugado se esmere sobre ello. Gracias a ti por existir y manifestarte, mari-dulce…

.

.

Esa misma tarde sucede que hablo con la persona a la que llevo meses ayudando como compañera de apoyo en su terapia. Y le pido que sea solidaria con mari-dulce, que le preste atención y le dedique unas palabras de su tiempo y mente. Cosa de la que luego casi me voy a arrepentir por la respuesta de mari-dulce pero que afortunadamente Mariol encaja muy bien. Demostrándome que sabe estar a la altura de las circunstancias…

.

.

Carta para Mari dulce:

Te he leído, varias veces, tus respuestas, tus quejas, tus alusiones continuas al “psicologo budista”, todo, absolutamente todo es un continuo ejercicio de quien necesita expresarse y vive contenida.
.

Me recuerdas en parte a mí sobre todo cuando opinas sobre la vida de otros, (tú hipótesis sobre la familia de koldo) somos tan listas para ver objetivamente a los demás, y tan miopes para nosotras mismas….
Yo durante mucho tiempo tuve mi “psicologo budista” particular, (una amiga) todo el tiempo tiraba de ella, pero como era una amiga real, pues fue ella quien me mandó a mierda por usurpadora.

.

– No Mariol, yo no te mandé a la mierda. Yo me retiré de una relación tóxica para reestablecer los límites prudenciales y poder sanearme, y a continuación volver a inmersionar para ir a por tu niña interior. Lo hice con Conciencia de lo que hacía e intentaba hacer, que era darte la Oportunidad, la Real, que nunca habías tenido. Y mi compañero de apoyo en mi terapia del alma es  testigo.

.

Hoy le doy las gracias por ello. También visité un psicólogo real, y siempre que hablaba con él yo tenía una frase favorita “ES COMO SI………” esto o lo otro,pero nunca decía “ES ASÍ”.

.

– No. Esto tampoco se ajusta del todo a la realidad. Tú has tenido una psicóloga real en la persona de tu amiga, que nunca valoraste ni supiste aprovechar. Que te buscó, hace ocho años, un psicólogo humanista, un Maestro y pionero en su campo. Te confió  a la persona que se convirtió en uno de sus maestros, y al que la que era tu amiga le está muy agradecida, por las lecciones que gratuitamente le dio . Y luego te facilitó el que pudieras establecer una relación terapéutica con un ”psicólogo budista” como el de Mari-dulce. Pidiéndole un favor muy especial a él. Cosa de la que no se arrepiente y sí. Sí de haberle comprometido  a aceptarte. Y sí de que te hubiera estafado al final, sí. Porque hasta donde me dijiste tú pagaste por una terapia y él no llegó a cumplir con el último desembolso que tú le hiciste. Imagino que tendrá integridad leerá esto o no, y te dará una explicación acerca de ello o no. Porque está muy bien lo de la filosofía zen pero eso no es muy compatible con ser un cara-dura. Raro es el occidental que no es frívolo o absurdo con la tradición ”bi-milenaria” del Oriente. Y raro es aquel que llega a comprender la poesía misericorde de la compasiva Kuan Yin. Será porque eso no se encuentra en el código genético de Occidente…

.

Todos son caminos necesarios, al menos en mi caso lo fueron pero resulta que al final solo hay que tomar conciencia de lo que a uno realmente le pasa.
.

No, eso tampoco es del todo exacto. Eso es una asimilación in-debida que tú hiciste de lo que hablamos y que fue: que es mejor convencerse que todos los pasos que hemos dado en nuestro camino han sido imprescindibles para llegar al punto en que nos encontramos, el punto en el que decidimos reclamar nuestra patria potestad. Porque desde esa postura nos enfrentamos de forma positiva al sentimiento de alienación y dejamos de culpabilizar a otros o a nosotros mismos de y por lo sucedido. Es decir, del atolladero en el que nos encontramos en la actualidad. Es una forma de exigirle  a la conciencia que haga tabula rasa del pasado pero no desde la amnesia: entonces pasado es lo que vertebra nuestra experiencia vital y también lo que nos capacita. Pero pasado no es algo que hay que recordar con rencor. Y si no hacemos esto… corremos el peligro de caer en el peor de los rollos autocompasivos en los que se puede caer. Y ese tipo de compasión es parásita y así no beneficia a nadie. Hay que ser adaptativo, que estar muy adaptada, como tú lo ”estabas”, es otra cosa… El camino es el del Amor por el Conocimiento, Mariol. Y la Paz, insisto, es la Respuesta: quédate en paz, descansa en paz, que la paz sea contigo, démonos la paz, ”fumemos la pipa de la paz”, etc…

.

A mí me llevo 8 años de mi vida darme cuenta de ello y durante ese tiempo fui dando tumbos de aquí para allá, entreteniendo mi vida porque a pesar de darme cuenta de todo lo que me sucedía, como te ocurre a ti Mari Dulce, preferimos engañarnos, conformarnos, adaptarnos, ….en una palabra ser Zombis (muertos en vida).
.

Después de todo este tiempo, he tomado lo que es MI GRAN DECISIÓN EN LA VIDA, y es que mi vida es mía, me pertenece y la voy a defender.
.

Yo también pertenezco a una familia de cinco hermanos con unos padres lejos de serlo, y durante años utilicé esa excusa para justificar mi desvalimiento, pero hoy ya no me sirve. Posteriormente por errores de juventud también me cerré al amor y me quedé con la conveniencia. Hoy he roto con un contrato que firme hace 17 años, y no te puedo dar la fórmula pero te aseguro Mari dulce que lo realmente difícil fue tomar la decisión porque el resto aunque sea duro tiene una compensación tan grande…..y es que yo soy dueña mi misma, de mi tiempo, de mi vida, romper con la dependencia de otros te libera. Ahora mi vida está en esa fase que Alma denomina LIMINARIDAD, pero la confianza que tengo en mi misma, mi autoestima y mi fuerza es mía. Nadie me puede arrebatar eso.
.

– Espero que sí y nunca lo olvides. Has estado trabajando mucho en el nivel del alma para poder decirlo. Doy fe.

.

Hablas de tu pudor Mari Dulce, pues no conoces el mio…..yo me paso por aquí pocas veces, pero lo de escribir o dejar comentarios, es algo que me supone un esfuerzo importante, ¿por que? pues por mis complejos, mi sentimiento de inferioridad, mi desidia, porque soy imperfecta pero lo que ya no tengo es vergüenza de lo que otros piensen o digan de mi. No es que no me importen las apariencias, ni el que dirán, pero ahora escucho lo justo, es decir, esas relaciones tóxicas de las que hablas, hay que castrarlas, y la mejor manera es cerrando tus oídos a ellas, tú no puedes evitar que existan, ni que hablen pero si puedes evitar escucharlo, y eso te libera.
.

Debemos aprender a dominar nuestra curiosidad. La curiosidad es la puerta por donde puede colarse lo mejor o lo peor. Y de lo peor es de lo que hay que apartarse cuando nos hace daño. Y apartarse quiere decir apartarse, que no es poner la otra mejilla ni agredir.

.

Seguiría….pero es demasiado tarde para mi, y mañana o dentro de unas horas comienza un día lleno de hábitos cotidianos necesarios para el desarrollo de los niños porque esos hábitos de los que tanto nos quejamos, nos enseñan disciplinas (todo en su justa medida) de como vivir o sobrevivir según se mire.
.

– Gracias por tu intervención Mariol, veo que has aprendido muchas cosas. Ahora te queda ser coherente e integrarlas. Y te toca volar sola. Lista para ello estás, de lo cual me alegro mucho y es así como se aprende el vuelo. Liberar, liberar…  Me habría quedado contigo en calidad de hermana espiritual pero de forma tangible y corporea, con todo lo que te ofrecí…  para tus hijos… pero eso ya no es posible. Supongo que lo entiendes.  Tú elegiste. Tomaste tus decisiones y eso es lo que tú debes asumir. Miniña interior te pidió, por favor, que la acompañaras al médico porque necesitaba un testigo presencial y un poco de apoyo emocional; que una no es neurótica y sabía lo que había (que para asumirlo me estuve preparando  y por eso a mí, ahora, no me paraliza, al contrario),  y tú pensaste sólo en ti, desvalorizaste sus/mis sentimientos,  y  operaste en el modo antiguo. Tus aceleramientos, tus prisas, tu precipitación y tu egoísmo. Y a veces se consigue más perdiendo que ganando. Entonces yo sí, estoy aquí en calidad de hermana espiritual para ti y para cualquiera que la necesite. Pero en persona no y mi conciencia no se la vuelvo a facilitar al oído de tu adición telefónica a no ser que me hagas una buena oferta económica y te prometo pensármelo. Aunque ya sabes que no me gusta venderme ni prostituirme y entonces lo tienes bastante difícil. Estamos en paz: ni yo te debo ni tú me debes nada a mí.

Tu prima está asustada y con razón. Se enfrenta a sus tumores como yo tengo que enfrentarme a los dos míos. Y tú eres muy poco compasiva con ella, cierto. Y eso también lo valoro a la hora de tomar mis decisiones. Es el problema de andar funcionando con una conciencia prestada, el tuyo.  Dile que si quiere, en mí, tiene una compañera de apoyo verdadera, que me busque y le puedes facilitar mi teléfono. No le voy a cobrar nada ni se va a convertir en las últimas novedades de una conversación telefónica que hay que darle a una y a otra y a  otra ”amiga” más.  Porque para hablar de ella, si es que lo hago, le pediré permiso, como te lo pedí a ti.  El miedo al cáncer, a la enfermedad, puede llegar a ser paralizante y yo no etiquetaría, como has hecho tú, de miedo irracional, tan a la ligera, el temor  a no poder vencer a la muerte que la amenaza. De todas formas, es denigrante que la sanidad terapéutica no esté a la altura de la Ciencia. Y que el paciente no cuente con un psico-oncólogo o no (con un terapeuta humano bastaría), para que le ayude a enfrentarse a la enfermedad. Porque en este asunto, la medicina está operando como en el de la reconstrucción de la mama; es decir,  el psico-oncólogo te lo facilitan cuando ya has pasado por una operación, y por la radio y por la quimio; y entonces sí, si has vencido a la enfermedad te hacen pasar ”también” por ello, que eso sí que tiene guasa… Que como bien dijo la oncóloga que lleva el caso de tu prima… sí, sí, el cirujano sugiere lo que quiera pero la que entiende la naturaleza del cáncer soy yo; y en el caso de la mente y del alma (que es lo mismo pero no es igual)… los que ayudan son los que han desarrollado el poder de comprensión***.  Yo entiendo que estamos viviendo  un momento histórico y que es genial que, por fin, podamos hablar de un 50% de supervivientes en el caso del cáncer. Pero nuestra exigencia como pacientes de la seguridad social debe ser que se nos cuide, se nos ayude y se nos trate en este ‘delicadísimo’ aspecto también. Y no lo digo por mí, porque ”lo rechazo”. Me gusta ser mi propia terapeuta y poder tener como compañeros de apoyo a los que de verdad me han  ayudado. En eso estoy con Maslow (que nos enseñen a ser nuestros propios terapeutas, que es posible). Hay que enseñar al que no sabe y todos debemos ser solidarios, tomar ejemplo de nuestras células hábiles y sanas,  y ser transmisores del conocimiento: hábil y sano. Y entre todos lograremos un Mundo mejor. Porque esa es la orquestación necesaria. La musicalización de la Solidaridad.

.

.

.

Mari-Dulce dijo:

9 de Marzo, 2009 – 12:56 pm

Hola, Mariol. ¿Qué tal estás? Un saludo, y gracias por dirigirte a mí. Voy a empezar con una gracieta, no puedo evitarlas, me calman, me ayudan: espero que no abuséis del truquito de que me siento obligada a hacer acuses de recibo para hacerme largar, que me gusta un rato, como habéis tenido ocasión de comprobar, no, digo, por si acaso…

Vale, ya está dicha la tontería. Necesito expresarme, sí, porque estoy viviendo un conflicto -y eso no es malo en sí mismo, al fin lo he aceptado- y porque yo siempre he necesitado expresarme, yo no me entiendo aisladamente a mí misma, debo refrenarme estos impulsos de salvar al mundo y a sus gentes, pero no creo que deba reprimir, ni mi necesidad de comunicarme con otros seres humanos ni de intentar ayudarles si está en mi mano, voy a luchar con uñas y dientes por no convertirme en un ser resentido, aislado, egoísta, porque, además, mi carácter no es ése, y creo que, moderándolo, debo resguardarlo, porque me gusta esa parte de mí.

Quiero decir que, de manera egocéntrica, hablo de mí, de mí, de mí, yo, mí, mí misma, ¡qué aburrimiento!, y es algo que no me gusta, por eso me preguntaba por qué me explayo aquí como lo hago, además de porque me dais pie, y os podéis acabar arrepintiendo, yo aviso.

No es un pose, lo juro, me gustaría pensar que, de alguna manera, podría ayudar a alguien, aunque fuera a una sola persona. No es que me lo proponga, es que me sale así, contar mis penas porque sí no me valdría de ayuda si no es para que, además, eso pueda servirle a alguien de alguna forma.

Hay contratos, Mariol, que no firmas, son contratos verbales que te marcan de por vida, pero, además, son contratos verbales unilaterales, a ti no te piden tu consentimiento, ni siquiera tu opinión, aunque sólo sea porque cuando se te vincula, no tienes uso de razón, eres un bebito que sólo come, duerme, y hace pis y caca. Ni eso: se te vincula cuando aún ni siquiera existes. Eres un ser en potencia, ¿no?, y nadie te avisa de que, de un momento a otro, vas a a ser un ser que va a ser, porque dos personas así lo han decidido, sin más, y lo tienes que aceptar, nadie te muestra un catálogo de posibles progenitores, para elegir lo más o menos compatible contigo, no los progenitores perfectos, porque eso no existe.

Es un poco agobiante, si lo pensáis bien: dos personas que van a formar parte de tu vida, que van a marcar tu vida, y a ti ni se te pregunta qué opinas al respecto.

Han decidido ser padres; o ha sido un accidente, pero siguen adelante y hasta se acaban haciendo a la idea y les acaba encantando e ilusionando; o una mujer se encuentra, de pronto, sola ante su embarazo, por la causa que sea, y también decide asumirlo…Pregunto, ¿no sería más lógico que fuéramos las hijas y los hijos quienes pidiéramos cuentas a nuestros padres, los que les exigiéramos, los que más fácilmente podríamos liberarnos del vínculo -si quisiéramos hacerlo-? No se nos pidió opinión, pero ahora somos mayorcitos, hemos analizado el tema y hemos llegado a la conclusión de que no nos satisfacen los términos del contrato, y, por tanto, nos desvinculamos de él.

Nuestros padres serían los que tendrían que asumir las consecuencias, de que el hijo nos ha salido irresponsable, antipático, egoísta, bla, bla, bla.

.

– No, esto del todo podría no ser así. Sí son los padres los que modelan, en mayor medida,  nuestro cerebro mientras se está formando… pero en seguida llegan los maestros, las reglas de la escuela, y los otros habitantes del mundo circundante, incluidos los otros niños, y todo influye… y además volvemos de nuevo a los genes y a su competencia… en el determinismo… Un caso: la anorexia.

.

Se siente, tomastéis una decisión, vosotros sí, sabiendo a lo que os arriesgabais, o deberíais haberlo sabido, al menos. Porque también hay casos de padres que “hacen una inversión de futuro”: vamos a tener un hijo para que alguien se ocupe de nosotros cuando seamos viejitos, ¿cómo lo ves, churri?

.

Y además hay madres (hablo de lo que conozco bien) que mentalizan a sus hijos para que no tengan hijos, como en el caso de la mi hermano, desde prácticamente la cuna y hasta el momento actual. Y esas madres no hacen distingos de sexo, en ese sentido, son equitativas y te tratan igual que a él; es decir:<< te recomiendo que no tengas hijos, sería un gran error por tu parte…>> -repetido cientos y cientos de veces. Con lo cual…

.

Si se pudiera elegir el sexo, elegiríamos niña…¿A que habeis pillado el concepto enseguida, chicas? A nosotras nos resulta más difícil escaquearnos, chicos, es así, reconocedlo, que ya sé que hay hijos varones esclavizados por, sobre todo, madres tiránicas, lo sé, pero es que, en el caso de las mujeres, es lo que socialmente se espera de nosotras, y eso también nos marca, y la educación que nos han dado, nos auto-marca, y eso es casi peor.

.

Alma me preguntaba por qué tendría que acabar pagando yo por enfermedades y hospitalizaciones ajenas. Creo que no lo expliqué con la necesaria claridad, y sólo pasé por encima de ello. Quería decir que, aunque sea cierto que, al final, por puro realismo, pasas de lo que haga con su salud -aunque no debería hablar de salud, porque no la tiene, por obra y gracia de una enfermedad crónica- a pesar de que pasas de lo que haga para agravar su ya precaria salud, lo cierto es que no puedes despreocuparte del todo, te despreocupas, no piensas en ello como un mal menor, y porque, a final, te has dado cuenta de que es inútil y dañino, vives la zozobra del miedo anticipatorio, te desgastas en la estéril tarea de intentar convencerle con argumentos de que no haga lo que hace y por qué no debe hacerlo y, a final, a pesar de tus esfuerzos, acaba con un agravamiento de su enfermedad, que provoca síntomas horriblemente angustiosos, desde luego para quien los sufre, pero también para quien los contempla desde fuera.

Lo único que puedes hacer es ahorrarte los dos primeros sofocones, al menos para que, cuando te toque afrontar el inevitable tercero, te pille un poquito más descansadita.

Tener a alguien hospitalizado es, primero, estresante, después agotador, tienes que interrumpir eso de lo que se ha hablado aquí, tu cotidianeidad, toda tu vida, o tu remedo de vida, se te trastoca, y acabas, eso, agotada, desgastada, loca por volver, sí, a esa cotidianeidad que te parecía tan aburrida.

A mí, el año pasado, sólo el año pasado, batiendo mi propio record, eso me ha pasado, ¡cuatro veces! Puedo parecer egoísta, ¡os habrá pasado, querrás decir!, vale, pero ahora estoy hablando de mí, con un par, y la primera y la cuarta vez, no las intermedias, sucedió porque -vale, lo voy a decir de una vez- mi padre se lo buscó. Estaba en una fase estupenda de su enfermedad (encima eso) se confió, se puso a hacer el burro, porque es lo que hace, sin paliativos, y, ¡hala, a pringar! Porque sí. Y a eso voy, te desentiendes, pero la angustia es inevitable, porque vas a acabar pringando tú por burradas ajenas que, ya lo sabes, no puedes impedir, no hay fuerza humana capaz de impedirlas, ni yo ni nadie en este universo-mundo.

Como han sido cuatro veces casi seguidas, he tenido ocasión de ensayar, ensayo-error, ensayo-no error en esto-persistes en el error en lo otro aún…y así todo seguido.

Cada vez ha sido mejor, y por eso, cada vez ha sido peor, porque la parte contraria se resiste, cada vez con más fuerza, y es que tener que renunciar a privilegios que la otra parte te concedía gratuítamente, es difícil, yo lo entiendo.

.

Una de las partes más complicadas es aceptar eso, porque tú te crees que, a medida que vas avanzando en tu liberación, el sufrimiento es menor y como, curiosamente, es todo lo contrario, que cada vez todo es más desgarrador, te planteas que algo debes estar haciendo mal, porque eso no es lo que tú habías planeado.

Y es que, esa persona, que aspira a ser tan independiente, a hacer con su vida lo que le plazca, y sólo él es responsable de sí mismo, y sólo él asume las consecuencias de sus burradas, con un par…pues ese señor da por hecho que, cuando está malito, hay que ocuparse de él a tiempo completo. Claro, porque no es el descanso de tener un padre tan independiente y el presunto descansito que para ti supone eso, ¡ah, no, qué va! Cuando las cosas vienen mal dadas, ahí está “la niña” para ocuparse de todo, porque la otra parte de la pareja también tiene su guasita, es una pobre desvalida, incapaz de valerse por sí misma (luego es más lista y tiene más coraje que yo en el momento dramático, pero, pasado el susto, pobrecita de mí…)

.

La niña, a cargar con los dos, porque es sólo la niña, no hay nadie más. La niña que apenas ha sabido nunca lo que es ser una niña, ni siquiera cuando me tocaba serlo, pero, bueno, ellos dicen la niña, vaya usted a saber por qué.

.

Cuatro veces, y yo cada vez haciendo más lo imprescindible, y cada vez con menos complejo de culpa, por eso, cada vez, los fines de fiesta (que es como denomino yo a los inevitables regresos a casa, tras las correspondientes altas médicas) decía, que cada vez los fines de fiesta, los remates, las escenonas dramáticas, intensas, acusatorias, reprocheriles, cada vez peor, cada vez más insoportables. Y cada vez “te entregas menos” pues cada vez peor, es lo lógico.

Y lo pasas mal al principio, te dices que es normal, porque cada vez cumples menos con sus expectativas, pero, poco a poco, te vas dando cuenta de que otras veces ha sido, eso, entrega total hasta quedar exhausta, pero siempre “podrías haber hecho más”. Por muy bien que lo hagas, siempre podrías haberlo hecho mejor; por mucho que hayas hecho ayer, si hoy no has cumplido, lo de ayer se te borra del expediente y no cuenta para la evaluación final.

Así que acabas haciendo lo que tú consideras estrictamente necesario e imprescindible, te cuesta, renqueas, sufres, te hacen sufrir, claro, directa o indirectamente; brutal o sutilmente, pero eso forma parte del proceso. Eso se lo digo a quien pudiera estar pasando por lo mismo que yo, y habría que pedirle cuentas a Hollywood, que lo pone tan fácil en las películas, una o uno que se libera, y, vale, un ratito lo pasa mal, pero, enseguida, ¡ups!, todo es estupendo, se conoce gente estupenda, los que te hicieron daño acaban entendiéndote o simplemente te dejan tranquila, que no es poco, y todo es chupi.

Pues no, la vida real no es así. De hecho, cuanto más se revuelva El Enemigo, mejor lo estás haciendo, hay que contar con ello. Yo, ahora, me siento mejor, El Enemigo ya no me hace reproches, porque sabe que es inútil; no me culpabiliza, porque sabe que me resbala; no intenta obligarme a hacerme algo que no quiero hacer, porque ya le he demostrado que no lo hago, por muy gordo que sea el dramón que te cuenten. Es la parte positiva, que después de un sufrimiento atroz, vienen estos beneficios.

.

La parte negativa es que, ya para siempre, no puedes bajar la guardia, es así, triste, pero es así. No han cambiado, se han adaptado al mal menor porque saben que no les valen los viejos trucos, saben, en realidad, que ya no les vale ningún tipo de truco.

¡Peeeero!…Forman parte de tu vida, y si te necesitan, de verdad, te vas a tener que ocupar de ellos, y cada vez son mayores, y haces predicciones de futuro y se te ponen los pelos de punta, y que alguna vez la sociedad tendrá que ser consciente de eso, y dejarse de Leyes de Dependencia que legitiman la esclavitud de, sobre todo, muchas mujeres, hijas, pagándoles un sueldito.

.

Mujeres, a las que conozco, muchas, renunciaron a tener una vida propia por ocuparse de sus padres, ahora les pagan, que ni eso, un sueldo, ¡yuuuuupi! Algunas otras, encima, sufriendo maltratos y vejaciones. A ver si nos ponemos a la tarea de abordar el maltrato de ancianos contra sus hijos, sobre todo hijas, que también lo hay, que conste.

.

¡Y menudo postazo me ha salido, menos mal que su lectura no es obligatoria! Me he descargado, me siento como si me hubiera quitado un enorme peso de encima, siento una gran liberación, pero, de verdad, si mis palabras ayudaran a alguien, mi felicidad momentánea sería completa.

.

Un abrazo para todas y todos. Y si no queríais tanto rollo, ya sabéis, no haberme animado. ;-)
.

.

Alma dijo…………………….. yo misma

9 de Marzo, 2009 – 1:30 pm

¿Qué edad real tienes mari-dulce? Y no, no tienes que dar acuse de recibo. A mí no, por lo menos.

.
9 de Marzo, 2009 – 1:43 pm

Añado: una vez lo hicieron, estropear tu vida. ¿Vas a consentir que lo hagan eternamente? ¿Conoces la canción ‘Te recuerdo Amanda’? La vida es eterna en cinco minutos. Sabiendo lo que sé… cuando estuve dónde y como tú… habría partido hace 20 años cerrando la puerta tras de mí y no hubiera esperado 20 para hacerlo. Lo inmoral está en lo sucedido con nosotros. No en darnos cuenta y saber que la vida puede volver a empezar sin otras cargas que las que de adulto tú desees asumir. Basta con que te decidas a ser consecuente. Si tienes trabajo no sé que haces ahí y si no lo tienes… yo lo buscaría y ya… partir. Sin dolor ni pena. Ese es el secreto. Tu familia es la que tú formes. Por elección vital. Dices que te apartaste de lo tóxico. Si sigues viviendo en tu hogar familiar entonces no. No lo hiciste todavía. Aunque cambiar ciertas actitudes ayuda a vivir de otra manera. Sólo elegir vivir sin tensión te acerca a tu paz interior. Muy bien por ti. Ya has llegado al meollo de la cuestión, es, precisamente ahí, en el condicionamiento sufrido donde tienes que laborar. Y un psicólogo budista o no, nunca puede decidir por ti. Hay un precio a pagar por todo. Por la libertad y por la opresión. Y esa es la decisión que hay que tomar.

.

.

Mari-Dulce dijo:

9 de Marzo, 2009 – 2:50 pm

Sí, la filosofía está muy bien; las grandes teorías son estupendas, y si están muy bien elaboradas más; lo del karma y eso está estupendo; y, sí, tendría que haberlo hecho hace 20 años.

Y que, a pesar de todo, espero haber ayudado a alguien.

Que os vaya bien.

.

Uno puede molestarse porque crea que no le han comprendido, cuando la verdad no es esa. Esto te lo explico así hoy. Pero es que los demás no tenemos porque aceptar los cuentos que te estás contando a ti misma, tan bien argumentados, eso sí. Porque son eso, cuentos, para no dormir,  todavía. Y hay muchas personas que ya se saben todos los cuentos, entre ellas seguro que tu psicólogo budista, y no se creen ninguno. Lo mismo trataste de hacer con tu metáfora animal… y yo no acepto empanadas mentales que no son mías, no entro en ellas. Ese es tu juego, de niña  brillante, sí, pero que no te va a conducir a parte alguna donde hay criterio propio.  Pero así es como estás elaborando, de forma racional, tu defensa, y eso es muy sano. Es tu terapia racional. Porque es la que acabará llevándote a tomar la decisión correcta;  si terminas por ser lógica y consecuente con lo que has estado elaborando, o algún día llegas a verte verdadera, atrozmente, mal; o tal vez llegarás a otra conclusión distinta. Porque ya te digo que con la Conciencia, al final, está a solas uno; y ese es el auténtico juicio final; que una Agonía puede ser muy larga… y Dios no hay, seguro, pero si hay conciencia y pasa factura (no sé en el alzheimer u otras enfermedades degenerativas del cerebro); y entonces  tú sabrás… si tus padres merecen que los abandones o no. Porque amor con amor se paga. Y los maltratadores o los insensibles deberían comprender que no deben herir a los seres que los quieren, porque un día pueden verse muy  solos, a solas con sus cuerpos y sus conciencias; como estuvieron muy solos los niños que los sufrieron,  donde no hubo conciencia. Y es imperdonable, porque a todos nos harán lo mismo pero unos la desarrollamos y otros no; y entonces no se vale  el <<no sabía lo que hacía… >> No, no, a mí no me vale eso porque yo fui víctima y al principio, cuando estaba muy enferma todavía, victimicé: a mi primer gato, con 22 años; y me di cuenta de que no, de que no quería ser verdugo, por mi misma, por mi dignidad humana. Y además es justo que sea así, que haya pena… Aunque pena habrá en las dos direcciones siempre. Que el que pasa por la agonía del trance de tener que apartarse de las raíces primigenias sufre que no se imagina el que no lo vive… Hasta que sufre tanto, tanto… que ese sufrimiento es por algo y mata algo en él…  Es para que hagas boca… esto; que tú ya estás en el proceso. Y entonces si los hijos de los maltratadores pagamos el precio de esa muerte, pero no nos arrugamos ni nos avergonzamos más y nos escondemos,  estaremos enviándoles un mensaje  a los que hoy todavía victimizan a otros seres en sus hogares; que es vergonzoso esto, que es increíble que nuestra Confianza en el ser humano la aniquilen los seres que nos han engendrado; que ”mi niña”, a mí mi madre me dijo que no me quería en casa con 22 años, porque yo entonces  era para ella una carga;  y me lo puso muy claro, -lo repito, textual- que no me quería en su casa; y yo, idiota de mí… pero éste no es el momento de contar esa historia. Pero no, no es que me haya quedado allí desde entonces hasta mis cuarenta años. Al mes ya estaba fuera. Me tuve que buscar la vida. Y a mi hermano terminó echándolo mi padre. ¡Cosas! Cosas que dan para analizar, como la forma tan poco comprensiva en la que tú hablas de tu madre. Podría decirse que hasta competitiva, ¿no?

.

.

Alma dijo:

9 de Marzo, 2009 – 3:46 pm

No, lo que está muy bien es quejarse, y quejarse y quejarse y no darse cuenta que las soluciones sólo están en uno. ¿Qué son decisiones fáciles de tomar? No, en absoluto. Si tú eres un bien nacido y un bien criado y un bien tratado y un bien amado… no tienes ni cabeza de alienado ni problemas de alienado. Es decir, ni se te pasa por la cabeza que tus padres sean un problema. ¿Por qué? Porque les tienes amor y les sientes y les piensas con amor y dónde hay amor no se siente a nadie como carga. ¿Y eso cuándo lo sabes? Cuando recibes amor. Nace ahí lo que discrimina. Y lo que discrimina es letal. Pero mandamos al psicólogo budista, a éste, al otro, al demás allá a hacer gargaras o a tomar vientos o sí, a sitios peores, y creemos que ya estamos en vías de curación. Porque podemos mandarlos a tomar gárgaras. Y eso, lo único que quiere decir es que no se aprende a ser considerado y agradecido porque en las lactancias nunca estuvo eso. Y tienes que ser muy humilde si lo quieres desarrollar. Que a ti te vaya mejor mari-dulce, que el hábito somos nosotros y el fantasma también.
.

.

Mariol dijo:

9 de Marzo, 2009 – 4:30 pm

A la única persona que puedes ayudar es a ti misma. Deberías releerte, tus quejas, tus lamentos, tus culpas o disculpas…..todo te está ahogando.

Mira a mi me pagan para cuidar a gente, y como me pagan bien pues lo hago lo mejor que sé. Cuando mi padre enfermó, yo asumí sus cuidados hospitalarios y me sentía culpable por todo, por la impotencia que sientes cuando ves a tu padre contenido a una cama de hospital, la rabia de que tu propia madre alojada en su victimismo se largue y le deje allí a la deriva, desorientado, perdido, con la única excusa de que en el hospital hay gente para que le cuide….y así un etc de situaciones.
.

Hoy yo no soy responsable de ellos, y no les voy a cuidar sino quiero, y ahora no quiero, ¿crees que soy mejor hija que tú?……pues descubrí con el tiempo que uno no debe hacer nada que no quiera. A mi me enseñaron que los hijos tenemos la OBLIGACIÓN de cuidar a los padres. Pero lo que yo aprendí es que con la única persona que tengo obligación es con mis hijos, porque esa es la familia que yo elegí. En mi trabajo veo a diario personas rodeadas de familiares que en el fondo desean que se mueran, que quieres que te diga, ¿que son mejores hijos porque están en un sillón al lado de su cama? pues No, yo pienso que todo aquello que se hace porque uno quiere merece la pena….El resto está ahí y cada uno que sea consecuente con sus actos. No puedo aceptar tus excusas, no me valen, son eso excusas, si no quieres cuidarle no lo hagas y nunca es demasiado tarde para tomar decisiones.
.

Hoy mis padres jamás me llaman si enferman, ni siquiera me lo comentan y si me entero por mis hermanos de algo pues según me apetezca, pero te aseguro que me tratan con más respeto* porque eso también comienza por uno mismo.
Un abrazo Mari Dulce

.

.

cimg6337

.

.

Comentado en:

APOLOGÍA DE LO COTIDIANO

– El hábitat del Unicornio –

.

.

Tagged with: , ,

16 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Maria de Herem said, on marzo 12, 2009 at 9:00 am

    * Ese es el comienzo del diálogo de Platón: Fedro o la belleza.

  2. Maria de Herem said, on marzo 12, 2009 at 10:41 am

    ** Emergentes. Este concepto se lo debo a un profesor de filosofía que tuve en el instituto. Se llamaba Benito pero no recuerdo su apellido. Nos explicó que la inteligencia como tal no existía (aunque la inteligencia pura está en el corazón de la Physis, en la Evolución, y eso lo reconozco ahora), que surgía como propiedades emergentes de la combinación de algunos elementos bioquímicos. Una sinergia.

  3. Maria de Herem said, on marzo 12, 2009 at 7:22 pm

    ***Poder de comprensión. Tomado de un concepto del evangelio apócrifo del alma o también llamado de María.

  4. Mariol said, on marzo 14, 2009 at 7:15 pm

    Lo siento Maria, lo siento en el alma haberte fallado de nuevo, ahora que acabo de leerlo tengo un nudo en la gargante, y un puño en el estomago, Lo siento, no me he desprendido aún de mis hábitos, caigo una y otra vez en los mismos rollos mentales y las costumbres….malditas costumbres.
    Deseo que estes bien, deseo que no sea verdad …….perdoname

  5. Mariol said, on marzo 14, 2009 at 9:00 pm

    Carta a mi terapeuta, a mi hermana del alma:

    Sé que núnca te he agradecido todo cuanto has hecho por mi y los mios, sé que una vez más, una de tantas te he fallado, soy egoista, solo pienso en mi, yo yo yo y despues yo. Pero la palabra CANCER, tambien es mi miedo, el miedo a sufrir. La pregunta es ¿Por qué soy tan poco émpatica? porque tengo miedo, porque es la manera de protegerme frente a las enfermedades, y porque me he deshumanizado tanto que hoy me averguenzo hasta del trato que le dí a mi prima.
    Pero no quiero disculparme, ni excursarme, sino preguntarme como puedo ser tan insensible y tan poco perceptible con los demás…..eso es lo que realmente me duele.
    Te debo mucho María, muchisimo, y yo si te siento como mi hermana, mi hermana del alma, y tu cancer es ahora mi cancer, te fallé, sí es cierto pero no quiero que estes sola, no porque no estes preparada para enfrentarte a todo, sé que lo estas, sé tú sabes más que nada y nadie, porque te conoces, porque llevas muchos años trabajando en tí como ser humano que eres y de tí he aprendido lo poco o minúscula persona que soy.
    Lo que yo te ofrezco es que cuentes conmigo, no como amiga, sino como hermana, nada de charlas telefónicas, ni partes diarios, ni mensajes, no quiero que seas mi conciencia, yo seré quien te escuche a tí, donde tu quieras, cuando tu quieras, tú me enseñaste lo bueno de los abrazos, y yo quiero abrazarte, de cualquier manera quiero que sepas yo te quiero mucho, que tú me has salvado a mi y que quisiera encontrar la manera de devolverte todo cuanto me has dado y enseñado.

    Siempre estaré contigo.

    ____________________
    _____________________

    Lo sé :))
    Y me ha gustado mucho hablar con tu ex.
    Me va llevar a la isla de Deva :))
    Muchos besos

  6. Koldo said, on marzo 14, 2009 at 10:17 pm

    …Sólo para decirte lo mucho que me fascina leerte; pero -sobre todo- oírte… Lo mucho que echaba de menos tu voz…

    …En realidad, me fascina tu persona, tu identidad, tus pensamientos, tus sentimientos, tus vivencias, tus alegrías, tu dolor…

    …Tu sensibilidad, tu capacidad de empatía, tu intensísima inteligencia, tu aparente debilidad, tu derroche de energías infinitas…

    Todavía guardo tu voz en el “comentario de texto” que tuviste la generosidad de regalarme… Aún me sonrojo: me asombró y admiró tu capacidad de desnudar a alguien… a mí… y de cómo me echabas la “bronca” (con cariño, eso sí)…

    Si la vida tuviera algún sentido, tú formarías parte ¡Fíjate tú qué tontería…!

    ___________________
    _____________________

    Koldo, muchas gracias por tu apoyo. Vamos a por tu niño interior, por favor.
    Escríbeme con confianza.
    Pero ponte a salvo.
    Vas a ser muy feliz si consigues recuperar todo lo que la vida te ha robado.
    Yo no busco culpables y creo en el implante emocional.
    Me han venido muy bien estos tus cariñitos.
    Hablaré.
    Aquí.
    Acuérdate que en mí tienes a tu compañera de apoyo, mientras yo viva.
    Soy tu amiga, desde mi corazón.
    Eres maravilloso y no dejes que nadie te inhiba.
    Has mejorado el hábitat, y como tú no conozco a otro. Y eres la P.O. (abreviatura de un taco) tío. A ver si no lo olvidas nunca. Si me escribes pactamos día y hora y como los calamares, con frecuencias, así… teléfono, mi casa y esta es tu casa :D
    Un abrazo.

  7. asteroide nº 986 said, on marzo 15, 2009 at 10:45 am

    El déficit de inteligencia emocional repercute en mil aspectos de la vida cotidiana, desde problemas matrimoniales y/o familiares hasta trastornos de salud…

    … Cuando eran niños sufrieron los castigos arbitrarios e implacables de sus padres, y al ser padres repitieron el mismo esquema que habían aprendido en su infancia. Se castigaba a los niños de manera arbitraria porque, si sus padres estaban de mal humor, les castigaban severamente pero si, por el contrario estaban de buen humor podian escapar al castigo en medio del caos, una pauta perfecta para desarrollar el sentimiento de inutilidad e impotencia, puesto que la amenaza puede presentarse en cualquier momento y en cualquier lugar. De hecho, la crueldad de los niños maltratados representa el punto culminante de un contínuo de crueldad. Es descorazonador lo temprano que los niños aprenden estas lecciones y lo pronto que repiten las aberraciones educativas de sus padres.

    Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso es lo realmente difícil.

    Saludos desde el subdesarrollo.

    _______________________
    _____________________

    No somos malos. Y sólo tenemos que entender. Y tú nos ayudas. No nos dejes solos, por favor. Explícanos lo todo. Gracias.

  8. nandara said, on marzo 15, 2009 at 2:15 pm

    He leido la entrada, estoy procesando. :( :)

  9. Maria de Herem said, on marzo 15, 2009 at 5:22 pm

    Te llamé antes porque ponían Tomates verdes fritos, una historia de heroínas, y creo que hablamos de ella. No me levanté a cogerte el teléfono porque estaba en hora de terapia. Terapia de sentimientos y risas. Te espero mañana :)

  10. asteroide nº 986 said, on marzo 15, 2009 at 7:30 pm

    Yo también quiero entender, y aprender y mejorar, por eso hablo desde el subdesarrollo emocional.
    Sí, no somos malos, pero hacemos daño, un daño que a veces parece irreparable. Mi hijo me dijo un día: ¿aunque me grites me sigues queriendo?…
    qué mas quiero, con eso fue suficiente para darme cuenta… a donde se había ido la ternura… y tú hablas de ternura y con ternura… a Koldo, a Mari Dulce… a mí una vez también me hablaste con ternura, y yo no supe entenderte, a veces resultas difícil de entender… pero has vuelto a aparecer y a mí me alegra mucho.

    Con ternura…

    _______________________
    _____________________

    Busca en acerca de mí, una niña azulada y lee la entrada de respeto. Entenderás que la parte defensiva contra la que lucho y tú, la generada por los golpes, es muy muy grande. Soy muy imperfecta. Hago adelantos. Llevo casi 20 años luchando por reeducarme y desarrollar la parte sensible de mi Naturaleza, la que fue desvalorizada y oculté. Pero no admito fallos de forma fácil. Es lo implacable y no me los admito a mí la primera. Eso es lo que vosotros tenéis que ayudarme a cambiar, haciéndome sentir entre amigos y no atacada. Entonces siempre estoy siendo humana pero se me escucha fría. Y siempre es pensando que el otro tiene las mismas dificultades o similares que yo. Para mis amigos sé que no tengo precio. Pero no dejo cerrar los ojos, y hiero egos sin recato. Porque lo importante, lo que va a ayudarnos no son los egos, sino la mejor expresión de nosotros mismos. Tienes mi mail a la vista. Escríbeme y pactemos una cita para que podamos humanizarnos lo/as dos. Te doy mi número de teléfono. A veces con una vez que yo sienta y deje salir a mi niña interior a tu encuentro… es suficiente para que ya no pierda el tono. Tú corrígeme lo que quieras, siempre vamos a utilizar la delicadeza y consideración, que es lo único que se merecen todos los niños y nuestros niños. Pregunta lo que no quieras y no entiendas e insiste, hasta que se haya vuelto cristalino. Hablar es lo importante hasta entenderse. Y sí, me has llegado con tu hijo. Por él, por un padre/madre mejor y más cálido/a… cuenta conmigo. Yo os ayudo si tú quieres y está en mi mano. Y no dejes que lo defensivo de tu naturaleza haga daño a ningún ser vulnerable. No se lo merecen y ponte un freno siempre hasta que el grito no exista en tu vida o sólo cuando sólo sea necesario, como avisos del peligro. A tu hijo le dolerán todos tus gritos y los temerá. No podemos hacerles eso a los niños. Hay que demostrarles que razón y diálogo son las únicas armas y Abrázale a todas horas. Tienes que practicar eso como si estuvieras enfermo/a y tomando una medicina te fueras a curar. Hazme mucho caso ahí. Pero una vez que comiences la terapia de amor… no le agredas cuando ya está confiado. Eso es lo más importante. Un abrazo enorme.

    Yo procuraré traer aquí la voz de mi niña para que os ayude a acercaros a mí sin temor. Y podais conocerme más. Es el alma, lo que está sano y es íntegro, lo que no tiene precio.

  11. Maria de Herem said, on marzo 15, 2009 at 8:12 pm

    Empezad a copiar esquemas de ternura. Haya donde veáis ternura paraos a aprender. Comparad con lo que ofrecéis. Sintamos vergüenza por lo que nos negamos y negamos a los nuestros. Sentid esa vergüenza por vosotros hasta que duela, hasta que haga daño y luego sonreíros y no culpabilizaros más. Entonces habremos aprendido un poco de algo. La lucha es dura. Pero merece la pena. Y tenemos que aprender todos, a pedirnos perdón los unos a los otros, porque equivocarnos es razonable, y a defender a nuestro yo más vulnerable. Apartándolo de todo aquello que lo daña. Identificando antiguos esquemas y relegándolos por inservibles, con conciencia.

  12. asteroide nº 986 said, on marzo 15, 2009 at 8:45 pm

    …”sentid esa verguenza hasta que duela, hasta que haga daño y luego sonreiros y no culpabilizaros más”…

    …”tienes que practicar eso como si estuvieses enferma y tomando una medicina te fueras a curar”… “no le agredas cuando ya está confiado”…

    Tus palabras me hacen el efecto de un bálsamo, no te imaginas cuánto me ayudan y emocionan, de verdad y de todo corazón, GRACIAS.

  13. Maria de Herem said, on marzo 16, 2009 at 7:41 am

    A ti, asteroide nº 986. Y también te diré que a quien debes darle las gracias no es a mí, es a ti, que eres valiente al reconocer las cosas. Pero que te lo agradezco mucho yo a ti también. Y que debes sentarte una tarde con paciencia y un lápiz y un papel y con tu hijo confeccionar una lista de cosas que no están bien en vuestra relación y cosas que están bien. Y cuando la tengas… y que incluya a los dos y si puede ser al otro progenitor… envíamela y te enseño lo que tú no veas si yo puedo verlo. Y no tardes mucho. Aquí todo es anónimo para ti si tú quieres. Pero no te preocupes que esto está moderado con el fin de que nadie pueda hacer daño a nadie gratuitamente :)

    Un abrazo.

  14. Koldo said, on marzo 16, 2009 at 9:24 pm

    Perdóname María; pero me está entrando la duda… El otro día era pura certeza; pero, ahora, si alguien puede definirse “como” o “en” “Herem”… ¡ése sería yo…! ¿Eres la misma.. etc.? Tu voz me lo pareció… Pero, como digo, ya casi ni sé cómo me llamo yo mismo…
    …Ni siquiera sé si sabes de quién te hablo… (Antes participaba mucho en “El Hábitat…”). Así que espero que, si me equivocara, sepas disculparme.
    …Si tu voz me resultó la misma… tu sintaxis, mucho más tranquila y sosegada… me ha hecho sospechar que esté en un error.
    En cualquier caso, te agradezco mucho tus últimas palabras y, sobre todo, tu invitación “mientras vivas” como mi “compañera de apoyo”… Hace ya demasiado tiempo que no recibo ofrecimientos de ese tipo…
    Un abrazo muy fuerte. Gracias por ser tan buena gente…

    ___________________
    _________________

    Soy la misma pero integrada. Todas las partes con las que estuve trabajando para poder comprenderlas y comprenderme ahora colaboran entre sí como una familia de órganos que pertenecen al mismo cuerpo, y hacen de mí Una, pero una con referentes, con varios referentes. Entonces cuando me expresaba en otros lugares, que no eran mi espacio, me expresaba desde el sentimiento y no desde el racional (o no del todo); como cuando comento aquí… fluyo. Pero todo necesita de una estructura para que sea comprensible a todos, y entonces en mis espacios procuro que eso sea así. Aquí estoy trabajando y cuando soy navegante sólo estoy navegando :)

    Herem es una ley. La ley de herem o ley de Dios.
    A mi niña interior yo la llamo Schekina , el alma o ‘la ternura de dios’ tal como explicó M. Yourcenar en Opus Nigrum. Pero es una forma de entender esto. En mí, de mentalidad atea, hay que entenderlo como ley que no perdona al asesino de otro. Y hay que entender asesinato principalmente como aquello que atenta contra nuestra inocencia.

    También es Herem… porque Herem es como llamo al espíritu del que soy devota y aquello que es sagrado. Pero en mí eso sólo significa que a ”mi dios” o a mi mundo espiritual me acerca el ser o seres de mi existencia que lo personifican. Un hombre, una niña, una abuela, una amiga… individuos reales. Herem como algo espiritual. Entonces es María de Herem (María de ellos), porque siempre piensa en ellos para recordarse su compromiso con la humanidad.

    Y es Herem en el sentido de anatema porque mis caminos no son los caminos de nadie. No soy cristiana, no soy budista, no soy rosacruz, y así hasta que se acaben las listas de criterios consensuados.

    Entonces, querido amigo, no sé que puedes querer decirme tú cuando me dices que puedes definirte como en Herem, ¿me lo puedes explicar un poco mejor? Un compañero de apoyo es un amigo :)

    Quería decir que en mí tienes un amiga porque eres lo que te mereces y porque tú lo vales. Un abrazo tremendo. Te sigo aunque allí no hable. Siempre te leo con interés humano. Si a mi niña interior tú no le gustaras… Pero le gustas mucho como individuo. Le caes muy bien y se siente en identidad contigo en muchas cosas. Y por eso en mí, te digo, que tienes una compañera de apoyo mientras viva.

  15. Koldo said, on marzo 17, 2009 at 10:29 pm

    Pues me alegro muchísimo: siempre me dejabas muy preocupado como “K” o “N” o “CI”… Te veía en una situación límite, como el que dispone de un Ferrari y no consigue dominarlo por falta de experiencia o habilidad… de modo que corre un grave riesgo de colisionar y hacerse mucho daño…

    – Sí, también yo llegué a preocuparme mucho porque no veía la salida y ya sentía que me quedaba poco aire; pero tenía un amigo del alma que estaba ahí, desde que comenzó la última fase de mi terapia, que duró unos dos años (yo ya llevo casi 20 años estudiando y trabajando en lo mío y en lo de otros), y en el que Confiaba. Yo le mantenía informado a él de todo, mientras buscaba y analizaba para poder racionalizar. Él sólo intervenía con sus destellos, que me animaban a no dejarme caer en el olvido. De hecho la crisis de decencia me la provocó el conocerlo a él. Yo también quería ser libre como él para dar la cara por los demás y sólo me sentía avergonzada por todo, y estaba atemorizada y controlada; ya más que por el miedo por mi misma… por mi madre y su miedo y las repercusiones que pudiera tener el que mi padre diera conmigo. Porque ellas aún estaban junto a él y sentía que podía ocurrir una desgracia. Pero así yo no he podido desarrollarme hasta ahora. Con toda la potencia de la que puedo servirme. Porque como en el caso de una amiguita que tengo, lo que corre por mí interior es la furia de la vida, que ellos intentaron sofocar. Algo Natural.

    A esta amiguita que ahora tiene dificultades con el mundo conflictivo en el que se encuentra y debido a su carácter conflictivo… le grabé una vacuna, que debe suministrársele para que pueda tomar sus riendas y comience a pensar en su futuro y en la posición absurda en la que se está colocando. Esta vacuna sólo es el primer paso que quiero dar para ayudarla. Y comenzar a reparar el daño que ya ha sufrido su inocencia, por parte del entorno (sus padres siempre la han querido mucho pero no la saben entender). Y yo voy a enviártela a ti. Pero no es algo público y te pido que lo conserves para ti y los tuyos, si acaso. Aunque pueda ser perfectamente público pero es ella la que si considera que a otros de sus amigos podría servirle… debe regalarla. Porque ella sí que va camino a enloquecer… El hecho es que tiene mucha más potencia que yo y es todavía más intrépida que yo. Porque aunque mi padre y mi madre me maltratasen… nunca les fue fácil doblegarme. Yo tenía a mis abuelos conmigo y por eso el amor germinó en mí. Porque yo sí lo recibí a espuertas de mis abuelos. Todo lo que yo te pueda contar de lo que les debo a nivel afectivo es poco. Tanto daño como me hicieron mis padres inmaduros… tanto beneficio me hicieron mis abuelos que me adoraban. Y al sentirme tan querida por ellos mi autoestima evolucionó por si misma y eso era lo que no les permitía a mis padres dominarme. Podían pegarme todo lo que quisieran y él humillarme intelectualmente pero no podían hacer que obedeciera ni que lo aceptara. Yo he aguantado ostias y más ostias de un hombre adulto y violento con las manos detrás de la espalda y mirándolo. Me decía quítate las gafas y ese gesto era el que me daba tiempo a prepararme. Mi niña era más valiente y tenía mucho más coraje que el que ya a estas alturas me quedaba a mí. Pero liberando la energía contenida en mi conciencia, la de ella, su Fuerza regresó a mí. Y su valentía. Por eso no se debe temer recordar quien fuimos porque yo creo que la sorpresa igual que es de ingrata en tantos aspectos, igual es de grata y maravillosa.

    Me alegro también de no haber enloquecido. Me suele pasar cuando, de repente, se me desmoronan ciertos pilares básicos y siento que caigo al vacío porque nada me sustentara… cuando algo muy “gordo” no me “cuadra”…

    – Tendrías que ponerme un ejemplo práctico para poder entenderlo. Contarme el mecanismo de forma más precisa. Y la próxima vez que suceda… no tengas prisa por salir de ahí. Hay que soportar mucha de esa angustia para que de sus frutos. Pero claro, sin ayuda no. Si no te tiende alguien la mano… hay zonas de las que es difícil salir. Aunque si no se pierde la tranquilidad es cuestión de tiempo. El miedo a la locura era, sí, lo que más pavor me daba a mí. A perderme en mi propia mente.

    En cierta ocasión tuve la certeza de que Muiño no pudo aguantar más y se “mezcló” con nosotros como “FF”. Es otro de los momentos que más disfruté. Le mandé varios mensajes como de “guiño” de ojo… que creo que captó. Hubo un pequeño intercambio y, me dio la impresión, ambos nos lo pasamos muy bien… (Quizá esté loco y me lo haya imaginado todo… otra vez…)

    Lo de “Herem” es porque soy tan primario que no caí en la cuenta de que, ¡cómo no!, sería una palabra especialmente buscada y encontrada por ti…

    – Es un recuerdo de la primera palabra que se me quedó en la cabeza de niña. De la primera palabra desconocida que tenía un significado mayúsculo para mí. ‘Anatema’ -se condenaba -toda una congregación lo hacía. No recuerdo que peli era. Uff, que ya me gustaría. Pero el eco de aquella sentencia sigue sonando en mi cabeza, desde entonces y creció conmigo. Yo me sentía anatemática (de varias formas) y de ahí, sí, derivó… Ahora es mi nombre. El que adopto :))


    Así que me fui a buscarle todos los significados posibles… y, efectivamente, tenía su especial “miga”: significaba, simultáneamente, lo que más agrada a Dios y lo que más le contradice (“anatema”), que es el término que queda ya como sinónimo… (o eso me pareció entender)…

    …Y, como consecuencia de mi duda, ya no sabía a qué “lado” de la ortodoxia mental me encontraba… o había abandonado… ¿para siempre…?

    En cualquier caso, ME HE PERCATADO de que has borrado “las pruebas” (creo que sabes a lo que me estoy refiriendo…). Lo que me inclina, una vez más, hacia el brumoso mundo de la duda: quizá no fuera tan evidente; quizá así te gusta a ti más permanecer… disociada, “incoherente” e independiente…

    – Tengo esa amiguita como te digo. Y quiero ofrecerle, yo, con limpieza este lugar. No quiero dar pistas de en que mundos he vivido ni en que formas y que ella me busque ahí; porque se va a encontrar con una yo que en gran parte no existe. No quiero ofrecerle toda una trayectoria. Quiero ofrecerle la síntesis de mi experiencia. Entonces voy a ser selectiva; y no porque me avergüence de nada; sino porque ya no me apruebo como era antes. Y hay demasiadas cosas absurdas y aventureras que ella, tomando ejemplo de mí, podría querer probar. Entonces, precaución, amigo conductor :))))))))))))))))

    Supongo que me alegra saberme -todavía- cuerdo… Y que puedo dejarme llevar por mi instinto… algo tan sutil… y (¡y a la vejez… viruelas!) ¿tan femenino…?

    Es curioso: como un niño (seguro que me entenderás: hablas mucho de tu “niño interior”) reconocía tu especial e indefinible condición con la que me sentía muy identificado y admiraba… Y, sin embargo, sentía un dolor muy hondo: notaba que te dabas cuenta… y querías (¿y disfrutabas?) herirme… sobre todo con un desprecio muy especial… O así lo interpretaba…

    – El alma se siente sutil y femenina :)
    Mira, Koldo, una de las herramientas más fenomenales de la terapia es el poder de frustrar a alguien. Si tú encuentras la forma de frustrar a una persona estás obligándole a que busque dentro de sus sentimientos heridos y casi siempre logras desarrollar otra forma de tratar con las cosas. Sustraerme de alguien… puedo sustraerme muy bien. Es casi lo mejor que se me da hacer… Pero mi indiferencia no era lo que despertabas en mí. Mis sombras y mis luces se fijaban en ti de forma inevitable. Y esa era la señal. Pero el daño era el daño terapéutico. Estaba muy pendiente porque yo iba notando en ti una evolución muy positiva y desde el principio, que me animaba, porque tú te esforzabas cada vez un poco más por ser mejor y defendías tu espacio. Me siento muy solidaria con la persona que entiendo que se aferra con uñas y dientes a la vida y tú lo haces. Deseabas mejorar como individuo y eso lo es todo. Y llegaste a un lugar en el que lo lograbas. Y el esfuerzo también se admira desde afuera. Incluso te tenía algunos celos, no creas que no :))

    Yo también llegué a la Red como tú. Al principio no sabía que buscaba encontrar buenos amigos y terminar de sanarme; es decir, ayuda. Pero eso fue lo que hallé. Y he sido dura con todos, en algún punto. Porque soy muy dura conmigo y sé que esa dureza también vale lo suyo. Mi niña interior es vulnerable como el tuyo. Y nuestros mecanismos para defenderlo son muy similares. Los tuyos y los míos. A otras personas no sabría como herirlas (o sí, soy una experta en buscarle las cosquillas a ”las cosas”). Pero tú herida está tan a la vista que me era muy fácil. De hecho, esperé, y esperé y encontré la identidad contigo. Y te grabé más lecturas tuyas que me temo que no recibiste y eran de admiración ante tus argumentos, me daban mucho que pensar en la carga de profundidad que contenían. Eres un racional extraño… dónde estarán ya. Pero las hubo. Y si hubiera tenido tu correo te las hubiera enviado. No te preocupes que no volveré a hacerte daño ni a avergonzarte en público. Pero si encuentras la manera de escribirme una carta de tu puño y letra, y enviármela al apartado 188 de Gijón (33200), y dejarme una dirección email que yo no conozca… o como quieras… te leo esa carta para ti. La que tú me escribas. Para tu niño. Si volví a hablar en el hábitat fue porque mi conciencia me dijo que no se puede abandonar a un niño como el tuyo, sin tenderle una mano. No tendría corazón y no me lo permite mi corazón. Quiero ayudarte a ser más feliz en la vida. Si tú quieres, sí. Pero quizá te ayude ya enviándote el cariño materno que le envío a mi niña querida. A la que fue como una hija para mí. No le hago mucho caso al correo e-mail. Funciono siempre con la bitácora, que es abierta y comunica para todos, o con mi apartado de correos. En el que la gente se anonimiza y yo a veces ni siquiera sé si hablo con una mujer o con un hombre. Como es para el alma, el remedio, que busco…

    …Ahora me reconcilio conmigo mismo (¿por qué querría hacerme daño? ¿qué habría provocado en ella?) ¡¡¡Pelillos a la mar!!! Y resulta que provoco más afinidad que oposición…

    En fin, que me alegro muchísimo de poder dar por cerrada y cicatrizada un herida que, como todas, estaba condenado a aguantar y convivir… Resulta agradable arrancarse espinas dolorosas… Saber que, por el contrario, tienes la fuerza de la amistad “ahí fuera”.

    – Recuerda que en el hábitat… sólo navegaba. Mi esfuerzo siempre estará en mi sitio. Es por el consumo de energías. Pero sí, te lo confirmo, buscaba a tu alma, al niño. Porque te lo mereces, que alguien te diga suave lo que estás haciendo mal con los tuyos… por enseñanzas de otros que ya no están. Eso fue lo que vi en seguida. Y si hubiéramos tenido más confianza… te habría ofrecido que te unieras a nuestro grupo. Una terapia de equipo en las que algunas personas estuvimos un tiempo. Al final sólo tres salimos adelante pero las tres hemos comenzado a darle un giro de muchos grados a nuestra vida. En los otros casos o no era el momento… o no había demasiadas ganas de trabajar. Te voy a facilitar la dirección de una amiga mía, su mail, porque ella tiene el único cuaderno de trabajo terapéutico del alma que yo le he regalado a alguien; lo escribimos mi maestra y yo para ella. Con todo el amor del mundo. Dile a mi amiga, si no quieres tratar conmigo, que te facilite ejercicios y ella te ayudará. O Nandara te ayudará (pero Nandara no se ganó su cuaderno). Mariol ya sabe guiar muy bien (me lo ha demostrado) y yo delego… enseño cómo y delego :) Me gusta compartir. Y si tú quieres ser colaborador de Herem, yo te hago hueco. Y te doy paso a la bitácora en la forma que quieras. Como contributor. Eso, todo, a tu apetencia. Yo ya me siento bien al poder explicarte esto. Pero aquí me siento protegida y no necesito defenderme de nada. En otros lugares llevo mi coraza puesta y eso, lamentablemente, también te perjudicó a ti. Como la profe que tiene a su hijo en clase y en vez de que la cercanía le beneficie… pues eso. Otra abrazo Koldo. Hoy soy muy feliz. Ayer lo fui y liquide muchas cuentas pendientes que creí que nunca nunca saldrían de mí. Pero ya ves, el alma lloró ayer y lloró por mí y conmigo y ese llanto fue una bendición. Me siento bendecida con mi niña interior :))

  16. almassy said, on marzo 19, 2009 at 11:36 pm

    fotos preciosas, tienen un color exquisito! besos


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: