Herem

– De las imaginaciones de la imaginada Alicia – (BALTHUS, JOUVE, WAITS, QUESSEP, LAMONTAGNE) –

Posted in HEREM, Oído, POESÍA, Tacto, Vista by Maria de Herem on abril 25, 2009

la-alicia-de-balthus1
.
.

En una época en la que se comulgaba con el surrealismo y la abstracción, intentar “la reencarnación de la pintura”, según la expresión acuñada por Pierre Jean Jouve, convertía a Balthus en un artista marginal que nadaba a contracorriente (…)

.

<<Imaginen a una niña con los ojos blancos, vestida con una camisola, cepillándose el cabello con mano firme, con una pierna apoyada en una silla corriente y dejando al descubierto, de manera ostensible, su sexo femenino. Esta extraña compañera ha poblado mis noches, ha velado durante mis sueños y se ha colado en ellos. No, su seno izquierdo, demasiado caído, y sus muslos casi masculinos no despiertan esos deseos oscuros, deseos de la infancia, que habría estimulado su cuerpo de haber estado más proporcionado respecto a las zapatillas azules que cubren sus pies. Lo que me seducía de aquel cuadro era su precisión absoluta, una carnalidad tan intensa que me llevaba a considerar a Alicia mi compañera. A ella le dedicaba la primera mirada por la mañana y también el secreto de mis noches. Sí, en lugar de haber sido un cuadro, hubiera sido una mujer, sin duda habría exclamado: ‘¡Qué mal dormir tiene este hombre!’. Así de íntima era mi relación con Alicia. Un día, al despertar, me quedé estupefacto: veía el marco, una moldura gris y el lienzo de tono amarillento, pero la figura había desaparecido. Me froté los ojos, pero todo fue en vano: la tela seguía teniendo un tono uniforme, sin ninguna figura. Alicia se había esfumado. Salté de la cama: Alicia, a quién conocía desde hacía más de 20 años, se había desvanecido. El resto del dormitorio estaba como siempre. Pasé varios días conmocionado por un acontecimiento que no osaba explicar, por temor a que los demás me tomaran por loco y desentrañaran mis relaciones nocturnas con Alicia. Alicia aparecía en mis sueños una y otra vez. Saltaba por debajo de mí con cierta obscenidad. Casi todos mis sueños habían adoptado la forma de Alicia y Alicia se apoderó también de mis ensoñaciones cuando andaba, por ejemplo, por la calle. Se convirtió en un auténtico tormento. Estaba en todas partes. Yo jamás había sido enamoradizo, aunque aprecio mucho el amor. Pero Alicia, cuyo carácter se había vuelto verdaderamente indecente, que representaba una aberración de mi alma, intercedía entre la vida y yo mismo convirtiendo todos mis actos en algo imposible. Cuando por fin comprendí que lo que deseaba era hacer el amor conmigo, me quedé horrorizado. Aquella imagen sádica quería mi carne y mi alma. Súbitamente, mis pensamientos fueron presa de un torbellino, empecé a sudar, con un sudor frío. Percibía que mi corazón se alejaba hacia lugares cada vez más remotos. Alguien debió ayudarme en aquel momento; no supe quién pero intuyo que fue mi querida esposa, creyendo verme morir. Volví en mí y sonreí. Vi que me sonreían: todo estaba en su sitio y Alicia había recuperado su figura en el lienzo>>

– JEAN JOUVE –

*Texto publicado en Mercure de France en 1960

.

.

alice

VALERIE LAMONTAGNE

.

.

POEMA PARA RECORDAR A ALICIA EN EL ESPEJO

Aquí lo legendario y lo real
Nuestra historia resulta semejante
A la de esa muchacha maravillosa que penetró en el espejo
Estuvo siempre a punto de desaparecer
Pero ninguno pronunció la fórmula que la devolviera al polvo
Ni Tweedledum ni Tweedledee ni la Reina ni el Rey Rojo
Que lo único que tenía que hacer era despertarse
Tal vez somos un cuento
Tal vez sin que nunca nos percatemos
La nave de Ulises
O el ruiseñor de Keats
(Ese pájaro no destinado a la muerte)
Digamos entonces que lo que ha sido un canto de la Odisea
Continuará siendo nosotros
Sin dejar de ser por eso el país de las maravillas
Y alguien podrá reconocemos
Al escuchar la historia no escrita todavía
En la historia castillo la historia luna múltiple
En la historia juguete destruido
La historia en fin cuando pasó una nube sobre Alicia

Tal vez somos la sombra de ese azul en su mano

.

GIOVANNI QUESSEP

.

.

,

‘Alice’ TOM WAITS


.

.

* ESCUCHAR

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Maria de Herem said, on marzo 4, 2009 at 7:49 pm

    ALICE

    It’s dreamy weather we’re on
    You waved your crooked wand
    Along an icy pond with a frozen moon
    A murder of silhouette crows I saw
    And the tears on my face
    And the skates on the pond
    They spell Alice

    I disappear in your name
    But you must wait for me
    Somewhere across the sea
    There’s a wreck of a ship
    Your hair is like meadow
    grass on the tide
    And the raindrops on my window
    And the ice in my drink
    Baby all I can think of is Alice

    Arithmetic arithmetock
    Turn the hands back on the clock
    How does the ocean rock the boat?
    [Más Letras en es.mp3lyrics.org/Qobm]
    How did the razor find my throat?
    The only strings that hold me here
    Are tangled up around the pier

    And so a secret kiss
    Brings madness with the bliss
    And I will think of this
    When I’m dead in my grave
    Set me adrift and I’m lost over there
    And I must be insane
    To go skating on your name
    And by tracing it twice
    I fell through the ice
    Of Alice

    And so a secret kiss
    Brings madness with the bliss
    And I will think of this
    When I’m dead in my grave
    Set me adrift and I’m lost over there
    And I must be insane
    To go skating on your name
    And by tracing it twice
    I fell through the ice
    Of Alice
    There’s only Alice

    TOM WAITS


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: